prolife

POR Mario Reyna

Todos conocemos que Bitcoin y las criptomonedas son un tipo de cambio virtual. ¿Pero qué dice la ley al respecto?

El ser humano siempre ha buscado la manera de eficientizar el intercambio de bienes por mercancía o servicios. Pasando por las épocas en que canjeabamos granos de cacao, los famosos “trueques”, el patrón oro en los Estados Unidos de América, hasta terminar, finalmente, en medir el valor del dinero que hoy conocemos en la confianza que le dan sus usuarios.

Sin embargo, con la entrada de la Bitcoin en el año 2009, hemos atestiguado la entrada de un nuevo contendiente: la criptomoneda (que deviene del prefjio “kryptos” que significa “escondido”), la cual es un tipo de cambio completamente virtual, que se realiza a manera de pago mediante la trasferencia de fondos electrónicos al valor monetario emitido a la par contra la recepción de moneda de curso legal, o básicamente, que la criptomoneda vale lo que el mercado dice que vale y a la fecha existen establecimientos que ya la emplean.

Aún así no podemos dejar de notar que su uso no está regulado por ninguna institución financiera oficial en México, por lo que es inevitable preguntarnos cosas como: ¿Puedo pagar con Bitcoins o se trata de un fraude? ¿Qué tan legal sería pagar con criptodivisas en México? ¿Están obligadas las instituciones a comenzar a aceptar estás divisas digitales como pago? ¿Es una moneda o un activo?

Para responder a estas dudas es importante clarificar que las criptomonedas no han sido reconocidas como monedas de curso legal, lo que quiere decir que las Instituciones reguladas por el Sistema Financiero Mexicano no están autorizadas, de ninguna manera, para usar ni efectuar operaciones con este tipo de medio de pago.

Pero esto no quiere decir que no pueda ser utilizada entre particulares para adquirir bienes y servicios (reales o virtuales), siempre y cuando ambas partes lo acuerden, ya que, según los avisos emitidos por la CONDUSEF y el Banco de México la utilización de criptomonedas no es ilegal per se, ya que se reconoce que su valor no depende del Gobierno en sí, sino del número de usuarios activos que la compren, así como de los comerciantes que la acepten como pago, por lo que si el vendedor está contento con recibir Bitcoins, por ejemplo, no existiría razón alguna para que sea ilegal.

No obstante, al no estar regulada por las autoridades financieras, existen algunas desventajas si las utilizas, tales como:

  • El que opere con activos virtuales (criptomonedas), no estaría utilizando una moneda de curso legal, por lo que no estará respaldada por el Gobierno Federal ni por el Banco de México.
  • Es imposible revertir las operaciones, una vez ejecutadas.
  • Altas y bajas súbitas en su valor.
  • Los usuarios no pueden reclamar a las autoridades mexicanas ser víctimas de un fraude cuando este devenga de un cambio abrupto en el valor de la criptodivisa.

El Gobierno Mexicano, al visualizar el uso de estas monedas comenzó a tomar cartas en el asunto, iniciando por el Banco de México el 10 de marzo de 2014 con su comunicado de prensa “Advertencias sobre el uso de activos virtuales como sucedáneos de los medios de pago en moneda de curso legal”, y, posteriormente, con el comunicado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el 10 de septiembre de 2015, de título “Respecto a la utilización de Activos Virtuales en los actos u operaciones establecidos en el artículo 32 de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (LFPIORPI) se determina el siguiente criterio:”.

Ya en tiempos más actuales, el día 10 de octubre de 2017 el presidente de la República Enrique Peña Nieto envió a la Cámara de Senadores la Iniciativa de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera o Ley FINTECH, abreviación de “Finance Technology”.

Esta ley ha explorado el tema del intercambio de “activos virtuales”, como lo son las Bitcoins y demás criptomonedas, señalando la posibilidad de ser las instituciones de tecnología financiera (ITF) y bancos quienes regulen su uso.

Algunos de los beneficios que nos daría la emisión de la Ley FINTECH son los siguientes:

  • Seguridad en la operación con monedas digitales, en la inteligencia que el Gobierno reconocería a aquellas instituciones que cuiden la información y recursos de los usuarios.
  • Se supervisaría a las empresas de esta industria, como a otras firmas financieras no bancarias.
  • Las ITF de financiamiento o “crowdfunding” tendrían la posibilidad de obtener créditos para financiar proyectos propios.
  • Multas y penalizaciones por usar indebidamente fondos de pagos electrónicos o activos virtuales.

Por el momento, en virtud de que los Senadores ya aprobaron esta Ley con 102 votos a favor y ninguno en contra, solo resta la aprobación de los diputados. Puedes consultar esta iniciativa en www.senado.gob.mx

Mientras tanto el comercio con estas monedas seguirá siendo considerada por el Código de Comercio como “Comercio Electrónico”, con “activos virtuales”, lo que conlleva los riesgos mencionados anteriormente, por lo que si deseas operar con criptodivisas te recomiendo asesorarte con un contador y un abogado fiscalista.

Se prevé que en los primeros meses de 2018 tengamos lista la Ley FINTECH, lo que daría lugar a la emisión de una legislación secundaria que prevea la manera como las instituciones regularían estas monedas y como protegerían al usuario en temas como crédito, inversiones y otros,sin olvidar la participación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la CONDUSEF y el Banco de México.

¿Será este el tipo de cambio estándar de un futuro no muy lejano?




NOTAS RELACIONADAS