probusiness

POR PRO Magazine Staff

AMERICAN INSTITUTE OF MONTERREY AIM

La tecnología ha transformado nuestra realidad por completo y, como consecuencia, los modelos educativos tradicionales. Es el motor que obliga el cambio en el proceso de enseñanza aprendizaje. Con su acelerado ritmo de cambio y su impacto en nuestras vidas, es ya imposible desligarlo de la educación y será aún más difícil en el futuro. “El AIM, en sus tres campus, busca direccionar al alumno a utilizar la tecnología como herramienta para catapultar el desarrollo de sus habilidades y talentos”, comentó Elizabeth Wagner de Huergo, directora general de American Institute of Monterrey. Las competencias integradas en proyectos interdisciplinarios enfocados al desarrollo de productos bajo el enfoque STEAM permiten aprovechar la tecnología para la resolución de problemas locales, nacionales y globales.

Las siglas STEAM en inglés hacen alusión a cinco disciplinas que son especialmente relevantes en el siglo XXI: Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Artes y Matemáticas. Como respuesta a las necesidades de nuestros tiempos, colegios y universidades alrededor del mundo comienzan ya a implementar sistemas con enfoques interdisciplinarios en donde los estudiantes aplican los conocimientos a situaciones y problemáticas del mundo real. STEAM promueve competencias que llevan a los alumnos a ser innovadores, creativos, conscientes y capaces de utilizar la tecnología para hacer un cambio en su entorno.

“La verdad es que estamos viviendo momentos muy emocionantes en la educación: se están rompiendo los paradigmas educativos que han existido toda la vida, y en nuestros campus llevamos la delantera. Por ejemplo, en el campus San Pedro, nuestros estudiantes de primaria acaban de diseñar un prototipo de brazalete que pueden usar las personas para que, en caso de un temblor, puedan ser localizados; en el Campus Valle Oriente, alumnas de secundaria han creado una página en internet llamada SafeAirMx que busca hacer conciencia en nuestra sociedad sobre el problema de contaminación; y en AIM Preparatory School (APS) estudiantes de décimo grado elaboraron el proyecto ‘Brotando el Cambio’ que busca, en conjunción con empresas, Agua y Drenaje y el municipio de García, abastecer de agua potable al ejido de Sabanillas”, nos explicó la directora.

Un modelo de aprendizaje que rompe paradigmas requiere, sin embargo, de flexibilidad de horarios académicos y espacios de aprendizaje, personalización de los programas educativos y un profundo conocimiento del estudiante como individuo. “Uno de los enfoques principales que hemos tenido en el AIM desde hace tiempo, y que ahora viene reforzado aún más en APS, es la personalización de la educación. Para eso tiene un papel fundamental la tecnología ya que permite a los alumnos avanzar 24/7 y más allá de un currículo preestablecido. Pero también es vital que nuestros maestros conozcan bien a sus alumnos y sepan cuáles son sus fortalezas y las áreas que necesitan reforzar. De esta manera se desarrollan programas educativos acorde a sus necesidades, pasiones y talentos”, complementó Wagner.

Estas innovaciones están implementadas en AIM Preparatory School (APS). “Representa un concepto revolucionario en el proceso de enseñanza y aprendizaje en nuestra ciudad. Nuestros alumnos de secundaria y preparatoria, además de aprender todas las habilidades y conocimientos de las materias generales, tienen la oportunidad de conocer cuatro academias especializadas: Artes y Humanidades, Tecnología e Ingeniería, Administración y Negocios, y Laboratorio e Investigación. Lo que buscamos es que nuestros alumnos tengan un claro enfoque de cómo aprovechar sus talentos para aportar a la comunidad creando productos o servicios auténticos. Si les damos la oportunidad a los jóvenes de desarrollar sus ideas, vamos a sorprendernos del cambio y mejora que van a hacer en nuestra comunidad, en nuestro país y en el mundo”, concluyó Elizabeth Wagner.




NOTAS RELACIONADAS