proconnect

POR PRO Magazine Staff

Gracias a sus exquisitas combinaciones, Caramela ha sido reconocida internacionalmente por expertos del chocolate.

De acuerdo a la leyenda azteca, el cacao ha representado un alimento sagrado para todos nuestros antepasados y considerado uno de los más preciados regalos. Algunos de estos granos fueron otorgados a Hernán Cortés como ofrenda de paz, quien tiempo después lo introdujo en España, para posteriormente darlo a conocer en países como Bélgica, Suiza, Francia y el resto de Europa.

Tiempo después, el cacao se ha convertido en el principal ingrediente de los afamados dulces, conocidos en España como bombones, que consisten en pequeñas frutillas o nueces bañadas en chocolate. Este tipo de repostería es sumamente reconocido en países europeos e incluso en Estados Unidos, sin embargo en nuestro país había sido complicado encontrar un producto similar que replicara la alta calidad conocida en Europa.

Daniela Santos, fundadora de Caramela, fue quien dio el primer paso al crear un chocolate similar al que había probado en otros lugares del mundo pero que en México aún no podía encontrar. “Por el mismo antojo decidí hacerlo en mi casa y después también los quería regalar, entonces se abrió la tienda con la finalidad de tener un chocolate tipo europeo pero con ingredientes mexicanos”.

Con el paso del tiempo, Daniela no sólo se dedicó a crear productos similares a los que se encontraban en Francia o Suiza, también desarrolló su proceso creativo al momento de elaborar nuevas combinaciones y diseñar una presentación agradable para sus clientes; hoy se han convertido en uno de los mejores regalos para épocas navideñas o incluso para otras fechas importantes como el 16 de septiembre, cuando sacaron un chocolate con sabor a mezcal.

Tanto ha sido su empeño por elaborar repostería creativa y de alta calidad, que los productos de Caramela han alcanzado premios a nivel global, otorgados por los International Chocolate Awards. “La categoría en la que ganamos segundo lugar y medalla de plata, en Nueva York frente a competidores de América, fue el chocolate de leche y nueces; así pasamos al mundial, que fue en Londres, donde ganamos otra vez medalla de plata pero a nivel mundial”, asegura Daniela.

A 10 años de su apertura, Caramela ofrece alrededor de 80 productos en sus cuatro sucursales. Su fundadora asegura que emprender en esta industria siempre ha sido un reto, pues requiere mantener la innovación a tope tanto en presentación como en sabor. Para ella el tema del cacao es muy parecido a la industria vitivinícola, pues este fruto posee diferentes notas que varían dependiendo la zona en que fue cultivado. “Ir conociendo toda la diferencia de sabores que te puede dar un mismo producto y hacer combinaciones es lo que nos caracteriza; creo que también fue el caso del chocolate que ganó un premio, se trata de crear una mezcla de sabores que logren un maridaje perfecto”.

POR MELISSA FLORES




NOTAS RELACIONADAS