probusiness

POR Arturo Quiñonez

Todos los días escuchamos de corrupción en el gobierno; en los negocios ocurre lo mismo. Sin embargo, debes tener en mente que la ética produce rentabilidad a largo plazo.

La corrupción existe en el ámbito de negocios no sólo por el hecho que haya funcionarios o instituciones corruptas, sino también porque existe una contraparte que las deprava, en este caso, serían los profesionistas y los emprendedores.

Los negocios en México que se han adaptado al cambio continuo del entorno de apertura al comercio global también han tenido que sortear el desafiante ambiente de soborno que los rodea. El empresario mexicano no sólo tiene que competir contra sus similares, sino también contra algunas instituciones corruptas, contra un sistema judicial parcial y contra los maleantes que atentan a su integridad.

La feroz competencia que ha surgido en el país desde que se firmó el TLCAN en la década de los noventas, ha estado acompañada de los peores escándalos de descomposición en la historia. Empresarios y profesionistas involucrados con instituciones nacionales se han visto enredados con funcionarios y jueces enviciados a la hora de enfrentar una controversia. Al mismo tiempo, algunos empresarios han recibido exclusivas mercedes por parte de alguna institución, lo cual desalienta el espíritu emprendedor al propiciarse desventajas.

El binomio, institución-empresa, tendría que eliminar la ancestral costumbre de recurrir a la deshonestidad para lograr beneficios económicos. Si nos remontamos a las costumbres de negocios milenarias descritas en la historia de nuestro país, sin duda encontraríamos el porqué de nuestro actuar cotidiano en estas prácticas. Este sería el reto a superar, el cohecho al actuar perversamente.

Vale la pena reconocer y estar orgullosos de que, a pesar del retador entorno de negocios cambiante en el mundo, existen profesionistas íntegros y empresas con ética en el país. Jugarse la vida y la suerte en un mundo de negocios de violenta competencia, se convierte en una hazaña para el emprendedor que al mismo tiempo debe eludir la podredumbre para sobrevivir.

Para diseñar una estrategia de inversión, es preciso conocer a los empresarios y la forma en que operan sus negocios. La ética en las empresas produce rentabilidad en el largo plazo. Analice bajo la óptica de la ética los componentes de un portafolio de inversión.




NOTAS RELACIONADAS