prolife

POR PRO Magazine Staff

Basta por pasar por las principales vialidades de la ciudad, para darse cuenta que estamos ante una oleada de construcciones de vivienda que apuestan por la verticalidad. Todavía hace unos 8 años, esta...

Basta por pasar por las principales vialidades de la ciudad, para darse cuenta que estamos ante una oleada de construcciones de vivienda que apuestan por la verticalidad. Todavía hace unos 8 años, esta “moda” no impactaba tanto a la ciudad de Monterrey, solo escasos ejemplos rondaban por ahí, pero eran vistos más como una situación de emular lo que sucedía en ciudades como México o Guadalajara, que como un fenómeno o tendencia.

Hotel City Express Nuevo Sur, Monterrey

Hoy el escenario es muy diferente y complejo. Siendo honestos, estas tendencias van de la mano de situaciones políticas, económicas y de seguridad. Económicamente los modelos antes utilizados para las viviendas principalmente de interés social o medio, eran construir grandes sectores de módulos lejanos de las concentraciones de ciudades o municipios y que la mayoría correspondían o a otorgamientos de predios a bajo costo o con una licitación; o en su defecto, a una corresponsabilidad entre alguna gran fábrica o industria que requería de mano de obra barata que no tardara mucho tiempo en desplazarse. Este modelo fructificó a lo largo de 20 años.Hoy podemos ver muchos de esos sectores olvidados, abandonados, debido a que o la empresa ya no está o porque sencillamente el costo de vivir ahí resultaba a la larga más caro, que vivir en un asentamiento más citadino. Almazán Arquitectos proyecto Suderman, México

Se apuesta a que se regrese a los nodos citadinos, a que se genere nuevamente un “barrio”, una “comunidad” con servicios más completos y que refuercen la imagen de una ciudad. En el caso del nivel de vivienda alto, de igual manera, hace 10 años se seguía la costumbre de edificar viviendas unifamiliares en zonas residenciales exclusivas ya sea dentro de municipios acaudalados, o en zonas campiranas aledañas a la ciudad donde las fincas ocupaban esta tipología de hogar. Las familias crecían y era motivo de realizar nuevas casas unifamiliares cercanas al núcleo familiar. Hoy muchas de ellas están abandonadas o en franco deterioro, debido a que las familias ya son de pocos miembros, o por la movilidad profesional de sus miembros a otros países.

Migdal Arquitectos, Central Park, México

Actualmente se ha empezado a ver a la vivienda vertical de lujo como una buena opción, ya sea por seguridad, por amenities sofisticados, tiendas departamentales incluidas, spa´s y deportivos como parte del paquete del hábitat condominial. Sea uno u otro modelo de nivel de vivienda, los dos desean tener mejores servicios, mayores vialidades, calidad de vida y ante todo: seguridad y sentido de pertenencia.

 

Artículo por: Alejandra Sánchez Gálvez




NOTAS RELACIONADAS