proconnect

POR PRO Magazine Staff

Por décadas Súper Mode se ha caracterizado por apoyar a emprendedores locales listos para lanzar su producto a las grandes ligas

Entrevista con Elizabeth Orozco Madrigal, Directora Comercial de Súper Mode.  

¿Cuándo y cómo surgió Súper Mode?

Súper Mode tiene desde 1970, sin embargo mis papás Mode Orozco González y Nelia Madrigal de Orozco empezaron hace más de 60 años. Mi papá iba de casa en casa para vender frutas y verduras dentro de la Colonia del Valle; la gente lo conocía, fue por eso que le ofrecieron un pequeño terreno prestado en el centrito para que pudiera poner sus productos desde el mercado y no tuviera que andar caminando. En aquellos tiempos, hasta su misma competencia que eran los regionales Azcunaga, lo apoyaron para que él pudiera ponerse ahí; no había esa rivalidad de "toda la gente para mí". Empezaron poco a poco con un pequeño súper y después lograron poner 5 sucursales, abrieron las taquerías Mode y se dedicaron a otras cosas pero la verdad es que empezaron de la nada gracias a las ganas de trabajar de ambos.

¿Qué los motivó a introducir marcas locales y apoyar a otros emprendedores y pymes?

En la actualidad quedamos muy pocos supermercados regionales, la mayoría ya son nacionales; con tanta competencia, poco a poco se nos fueron haciendo las cosas un poco más difíciles. Así como nosotros batallamos para quedarnos porque competimos con cadenas muy grandes, sabemos que es complicado que un grande te acepte cuando apenas vas empezando, por eso nos gusta apoyar a los productores regionales.

¿Cuál crees que haya sido el secreto para sobrellevar la competencia nacional siendo aún súper regional?

Al ser pequeños podemos hacer lo que muchos grandes no pueden como escoger la calidad de cada uno de nuestros productos. Otra cosa que nos ha mantenido es el servicio personalizado; la mayoría de nuestros empleados saben los nombres de nuestros clientes, sus apellidos, lo que les gusta, etcétera. Hay empleados que tienen 56 años trabajando con nosotros, personas que están con mis papás desde sus inicios que empezaron como empacadores y ahora son gerentes o nuestras manos derechas. A ellos les gusta su trabajo y tratan a los clientes como si fuera su negocio; esa es la clave, que te guste lo que hagas y meter el chip a las personas. Traer clientes nuevos es fácil, lo importante es retenerlos.

Como segunda generación ¿qué llegaste a cambiar para seguir innovando?

Fue un momento en el que se vino un boom de tiendas muy grandes, entonces yo dije “¿muy grandes? la mayoría de las mujeres ya trabajan, vamos a atacar ese mercado que no tiene tanto tiempo". Tratamos de ver las necesidades que los grandes no podían satisfacer, también fuimos metiendo productos más caseros, artesanales y frescos, que fuera como comer en tu casa. Los grandes no pueden darse esa capacidad. 

¿Cómo ha sido tu experiencia con los nuevos productos que han implementado?

Ha habido cosas muy buenas y algunas malas, muchas marcas que han empezado con nosotros, en el momento que los contactan las cadenas grandes nos dejan pero muchos regresan porque, desgraciadamente, las políticas de las tiendas grandes son muy diferentes a las de las locales. Lo que siempre les pido es que no bajen la calidad del producto; muchas veces tienden a hacerlo porque les exigen un precio, sin embargo hay gente que sí paga un poco más con tal de que el artículo sea mejor. Me encanta ver productos que entraron sin marca, después puedan sacar su nuevo empaque y su código de barras, porque si a ellos les va bien a nosotros también. 

¿Qué criterios consideras para que entre cierto producto?

Es bien importante ver qué productos hay porque de repente se viene un boom de un tipo en específico y es vital no saturarme de marcas porque si meto muchas el pastel se reparte entre más y es probable que no convenga, trato siempre de tener 2 ó 3 del mismo producto. Se les da prueba de 2 meses, si el producto funciona se queda, si no se saca del mercado y se le da oportunidad a una nueva. Muchas veces lo que nos frena es el espacio en tienda; de nada me sirve aceptarte si te voy a tener escondido. Nuestra clientela aquí es súper fiel, si tú haces una degustación y tu producto les gusta, aunque les pongas al lado uno a mitad de precio, se va a llevar tu marca, entonces es bien importante la degustación y que no se baje la calidad.

Ya no son pequeños, ¿cómo mantener la mentalidad de seguir siendo un negocio familiar?

Al inicio era una tienda nada más pero llegaron a ser cinco, el chip lo traemos desde siempre como familia y es súper importante seguirlo manejando así, tratas de involucrar un poco a tus hijos por si les va a gustar este negocio que ya traigan la idea en la cabeza. Para mí mi familia también son todos los que nos ayudan, meterle a alguien el amor al negocio, que se pongan la camiseta ya sea por medio de cursos, de pláticas o nosotros mismos al estar aquí presentes demostrándoles que sí se puede.

 




NOTAS RELACIONADAS