proconnect

POR PROMAGAZINE

Su proyecto demuestra que podemos emprender cualquier idea que nos propongamos.

La mejor forma de saber cómo lograr el éxito profesional y empresarial es subiéndose a la montaña del emprendimiento.

Esa sensación de subir poco a poco y la que se siente al caer es clave para un emprendedor, porque ahí es cuando se toman las decisiones. Si deseas mantenerte competente, no te duermas en la cima, ¡levántate y actúa!

Hay que ser muy valientes para aceptarlo y poder responder a la pregunta: “¿cómo llegué a este punto?” Ésa es al menos la conclusión a la que llega Francesca Cesario, cuyo proyecto sirve tanto para emprendedores como para expedicionarios.

Desde el 2011, se adentró al mundo de los deportes de aventura cuando escaló la primera vez en roca; después, empezó con la disciplina de Alta Montaña y tiene ya 1 año 6 meses. Así, Francesca decidió escalar por una causa, repercutiendo en una intervención social, apoyando la concientización sobre la salud mental con la institución Común Ati. A partir de aquí, creó una plataforma de impacto para resolver problemáticas sociales con la cual tiene ya 1 año 2 meses.

“Mi adversidad más grande es el recurso económico para poder solventar mis expediciones y equipo necesario para las mismas, sin embargo esto nunca ha sido impedimento para poder lograr mis objetivos, ya que a través de situaciones de fracaso o errores es donde más he aprendido”, comentó.

Esto impulsó su vida como emprendedora creando la empresa Aventuras Remotas, dedicada a ofrecer servicios de turismo de aventura. Esto se logró gracias a la profesionalización y certificaciones diversas que día a día nos impulsan a ser más profesionales en el deporte. ¡Síguela en Facebook e Instagram!

“Considero que el impulsar a otras mujeres a descubrir nuevos paradigmas y salir de su zona de confort genera en ellas la capacidad de lograr mucho más de lo que creyeron posible. Creo que para ser un emprendedor social no necesitas reinventar la rueda, sino generar un impacto mucho mayor detectando proyectos exitosos y replicarlos en nuestra comunidad”, explicó la emprendedora.

Su proyecto demuestra, a través de su ejemplo, que podemos emprender cualquier idea que nos propongamos. Promueve que puedes posicionarte, tanto en el ámbito profesional como en el deportivo, sin importar el género. Asimismo, motiva a otras mujeres a trascender en deportes de aventura, desafiando estereotipos de género e impulsando a seguir sus sueños para transformarse en una mejor versión de ellas mismas.

“Quiero ir más allá de lo que otros han ido, atreviéndome a soñar y cumplir estos sueños, para así poder inspirar a otros jóvenes y demostrarles que en la vida siempre habrán obstáculos, y que todo lo que vale la pena no llega fácil, sino a través de una lucha constante y creyendo en sus capacidades”, agrega Francesca.

Desde que se propuso realizar su proyecto, ha sacrificado salidas entre semana para entrenar constantemente. Igualmente, se ha encontrado con bloqueos que existen por desigualdad de género: de ello, Francesca desarrolló un colectivo de mujeres para mujeres dedicado a promover deportes de montaña para que día a día se unan más mujeres a esta disciplina.

“Creo firmemente que todo sueño es posible de alcanzar con trabajo, sacrificio y determinación. Al igual que la constancia es lo que me ha permitido llegar hasta donde estoy ahora”, concluyó Cesario.




NOTAS RELACIONADAS