probusiness

POR Helpi Coaching

Durante muchos años la tendencia en los negocios fue el enfoque en el producto, en la producción, en lo que yo como empresa tenía o quería ofrecerle al mundo, sin embargo últimamente, ante tanta compete...

Durante muchos años la tendencia en los negocios fue el enfoque en el producto, en la producción, en lo que yo como empresa tenía o quería ofrecerle al mundo, sin embargo últimamente, ante tanta competencia esto ha cambiado.

Hay una frase que dice: “eso que quieres hacer seguramente ya hay alguien más lo está  haciendo”, esto es verdad salvo raras excepciones. Entonces, la clave ahora está en enfocarse en el cliente: ¿qué es lo que quiere el cliente?, ¿qué es eso que está pidiendo o que está necesitando? ¿qué está faltando?.

Es muy probable que se trate de un producto o servicio que ya existe pero que está “incompleto” por decirlo de alguna manera o que no satisface del todo. Por eso, enfócate en tus clientes, pero OJO no en cualquiera, enfócate en los mejores clientes, en tus CLIENTES IDEALES, en aquellos con los que realmente te conviene trabajar y cuando hablo de conveniencia no significa sólo más ventas, conveniente es también tu margen de ganancia, la relación con ellos, los tiempos de pago, incluso el compartir valores, que un valor puede ser algo tan sencillo como ¡la puntualidad!.

Los Clientes ideales tienen 3 características básicas.

  1. Te pagan bien y a tiempo.
  2. A ti te gusta hacer negocios con ellos, no te dan demasiada lata, ni están todo el tiempo demandándote de todo tu tiempo y atención.
  3. Te recomiendan con los demás.

Si alguno de tus clientes no cumple alguna de estas características básicas de los Clientes Ideales, no es un cliente ideal, así de sencillo y directo. Una vez que tengas este perfil,  “califica” a tus clientes:  quienes serán los mejores, en todos los aspectos, y quienes no tanto.

Luego, enfócate en los mejores, los que calificaste más alto y pregúntales: que necesitan, que les gusta de ti y que no, cómo puede tu negocio realmente ayudarles, recuerda estamos hablando sólo de tus clientes ideales, no de todos. Una vez que tengas estas respuestas diseña un sistema VIP: un sistema de trato especial que los haga sentir especiales, diferentes, y hazlo con todos los clientes ideales, pero que ellos crean que lo haces ¡sólo con ellos!

Este simple concepto puede TRANSFORMAR tu empresa para siempre, la realidad de la mayoría de las PYMEs es que se pasan la vida desenfocándose atendiendo a todo tipo de clientes, en lugar de enfocarse en los CLIENTES IDEALES y regularmente los clientes ideales quitan toda la energía, tiempo y recursos en una PYME y a los clientes ideales, no les hacemos mucho caso porque precisamente: pagan a tiempo, no dan lata, etc. etc. ¿Imagínate cómo sería tu negocio si el 80% de tus clientes fueran como tu mejor cliente, tu cliente ideal?

Adicionalmente una de las grandes ventajas de enfocarse sólo en los clientes ideales es que tus planes y actividades de marketing y publicidad serían exponencialmente más eficientes. Pero de esto platicaremos en otro blog.




NOTAS RELACIONADAS