prolife

POR PROMAGAZINE

La música, igual que tu estado de ánimo, es capaz de influir en una multitud de actividades realizadas a diario. Tanto, que está relacionada con la forma en que interpretas al mundo. Una pieza puede...

La música, igual que tu estado de ánimo, es capaz de influir en una multitud de actividades realizadas a diario. Tanto, que está relacionada con la forma en que interpretas al mundo. Una pieza puede aumentar dramáticamente tu capacidad creativa, creando algo tan complejo como una representación visual de esa canción, más si es visto a través de un lente fotográfico.

Diversos estudios científicos han comprobado la influencia que la música tiene sobre actividades artísticas, especialmente los fotógrafos, cuyas imágenes varían dependiendo de la música que se escucha mientras se captura o edita una fotografía. Esto se debe al contenido de las imágenes, al ritmo medido en revoluciones por minuto y la concepción cultural que tenemos sobre los sitios fotografiados, basada en experiencias sensoriales que recordamos al haber estado en lugares similares. Tu música favorita puede detonar tu imaginación y por eso es recomendable utilizarla mientras realizas actividades asociadas con ello como pintar, escribir, estudiar e incluso dormir.

Estudios científicos revelan que existe una correlación entre el ritmo de la música que escuchamos y el ritmo cardíaco. Cuando escuchamos una pieza relajante con melodía lenta y pausada, las pulsaciones por minuto del corazón descienden drásticamente y el cuerpo tiende a relajarse. Por el contrario, al escuchar música con un beat más rápido, los latidos del corazón aumentan, junto con la segregación de adrenalina y otras hormonas que ponen al cuerpo en un estado de alerta (situación recomendable cuando estamos por hacer ejercicio, por ejemplo). 




NOTAS RELACIONADAS