probusiness

POR PRO Magazine Staff

CUANDO EN OTROS PAÍSES SE HABLA DE MÉXICO SIEMPRE SE MENCIONAN ALGUNAS PALABRAS QUE CARACTERIZAN AL PAÍS, Y ENTRE ELLAS SIEMPRE SALE A RELUCIR , EL TEQUILA.

Y con justa razón, en 1974 el tequila consiguió el destino de origen. Esto significa que, para que una bebida con propiedades similares a las del tequila pueda ser denominada tequila, debe ser fabricada específicamente en los estados de Jalisco, Michoacán, Nayarit, Guanajuato o Tamaulipas. Ningún agave producido fuera de estas regiones, ni en otras partes del mundo, puede ser usado para productos denominados tequila.

La historia de Casa Cuervo comienza en 1758, cuando José Antonio Cuervo recibió una concesión de tierras en Tequila, Jalisco, por parte del rey Fernando VI, para cultivar agave en la zona y producir tequila. Su hijo José María Guadalupe de Cuervo y Montaño obtuvo en 1775 la primer Real Cédula para comercializar el vino mezcal de su producción fuera del área de Tequila. De esta manera inició formalmente la empresa.

PROPIETARIOS Y EVOLUCIÓN DE LA DESTILERÍA

Han sido muchas personas quienes han estado al frente de la tequilera, aquí un poco de la historia.

La relación de la familia con la ciudad de Tequila se debe a que uno de los hijos de José Antonio Cuervo comenzó a colaborar en la construcción de la parroquia del pueblo. En 1812 se fundó la destilería Cuervo, la más antigua que sigue en operaciones en América Latina.

Al morir, José María Guadalupe Cuervo dejó todas sus propiedades a sus hijos Ignacio Faustino y María Magdalena. María se casó con Vicente Albino Rojas a quien cedió la totalidad de sus bienes y ocupó el cargo por muchos años. Vicente rebautizó la destilería para que no llevara el nombre del suegro y la llamó La Rojeña, lo que lo impulsó a multiplicar los bienes heredados, aumentando considerablemente la producción.

En 1852 comenzó la exportación a California, EE.UU., desde San Blas.

En el siglo XIX, tres industriales fueron los responsables del crecimiento del pueblo entre los que se incluyen Vicente, Jesús Flores y José Cuervo Labastida. A la muerte de Don Vicente, La Rojeña fue heredada a sus hijas Inés y María Rojas de López Portillo, quienes cedieron La Rojeña a otro de los industriales, Don Jesús Flores, quien le cambió el nombre a La Constancia. Jesús Flores fue el primer industrial tequilero en envasar en frascos y botellas su tequila, dejando atrás el envasado en barricas de madera.

En 1891 Porfirio Díaz otorgó un diploma y una medalla de oro a los tequilas Cuervo por su calidad. A la muerte de Don Jesús Flores, su esposa Ana González Rubio quedó como heredera de la taberna y en 1900 se casó con José Cuervo Labastida, caporal de La Constancia, ese mismo año José Cuervo Labastida registró su nombre, José Cuervo como la marca comercial.

Aparentemente, José Cuervo era descendiente del viejo patriarca de tequila por lo que recibió diversas patentes y privilegios. Dio un gran impulso a la Rojeña; la popularidad del tequila José Cuervo, su buen sabor y delicado proceso lo llevaron a ganar varios premios en exposiciones internacionales:

  • San Luis Missouri 1904
  • Madrid 1097
  • Paris 1907
  • Londres 1910
  • Roma 1910
  • Nápoles 1912

Por otro lado, José y su esposa Ana se dedicaron a mejorar las condiciones del pueblo de Tequila, arreglaron escuelas municipales, parroquias, mandaron empedrar calles, entre otras cosas.

En 1921 murió José Cuervo y Ana quedó nuevamente al frente de La Rojeña. En 1934 Ana heredó todos sus bienes a Guadalupe Gallardo quien administró la empresa hasta 1957, siete años después pasó a cargo de su esposo Guillermo Freytag Schreir. Ese último año Cuervo pasó a las manos del sobrino nieto de la pareja, Juan Beckmann Gallardo.

MÁS RECIENTEMENTE

En 1972 Juan Beckmann Vidal ingresó a la compañía después de que su padre (Juan Beckmann Gallardo) decidiera retirarse a sus 65 años. Aunque contaba con una carrera en Contabilidad y maestría en Administración por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), también se enfrentó a diferentes problemas, entre ellos la escasez de agave azul, los problemas del gobierno de Echeverría y los problemas familiares.

Juan Beckmann tuvo que tomar la decisión de sacar a su numerosa familia de la operación de la empresa y mandarlos a casa como accionistas; aunque él no era descendiente directo de algún Cuervo, tenía decenas de primos y tíos con los cuales lidiar.

Algunos logros de Juan Beckmann Vidal como director:

  • 1982 Se abren oficinas internacionales.
  • 1995 José Cuervo celebra 200 años con la línea José Cuervo Reserva de la Familia.
  • 2004 José Cuervo gana el Premio Nacional de Exportación.
  • 2005 Premio Jalisco a la Calidad.
  • 2007 Responsabilidad Social.
  • 2007 Premio Nacional de Calidad.
  • 2016 José Cuervo también se ha incorporado en otros mercados, anunció su alianza con Ford para fabricar piezas automotrices a partir de subproductos de agave, para así crear un material bio plástico sustentable a partir de que se le haya extraído el jugo al agave para hacer tequila.
  • 2017 Ingresó a la Bolsa Mexicana de Valores.

POR MARGARITA MERAZ




NOTAS RELACIONADAS