probusiness

POR Flory Dieck

No puedes resolver un problema en el mismo nivel en el que fue creado. Tienes que elevarte por encima de él, llevarlo al próximo nivel.

SE TRATA DE ENTIDADES FINANCIERAS QUE NO ESTÁN CONDICIONADAS EXCLUSIVAMENTE AL CRITERIO DEL MÁXIMO BENEFICIO ECONÓMICO.

“No puedes resolver un problema en el mismo nivel en el que fue creado. Tienes que elevarte por encima de él, llevarlo al próximo nivel”, Albert Einstein.

Gary Hamel, un exitoso estratega de negocios, afirmaba que “Hemos llegado al fin de la era del incrementalismo. Sólo aquellas empresas capaces de crear revoluciones industriales, prosperarán en la nueva economía”. La Banca Ética (BE) surge así con el propósito de la transformación social en una nueva economía que apoye al emprendedor para convertirlo en un agente de cambio en la sociedad y en la economía. Se dedicarán varias ediciones para comprender esta faceta revolucionaria en las finanzas.

Banca Ética, Banca Social o Banca Alternativa: Conjunto de entidades intermediarias financieras que ofrecen servicios con el fin de crear un beneficio social, no sólo uno económico. Así, surge el concepto transformador de rentabilidad social del capital invertido y también la aparición específica de inversionistas con responsabilidad social.

Vinculación de las partes: BE ofrece un nexo con inversionistas que desean obtener rentabilidad social de los proyectos que financian, aparte de los beneficios económicos que genere su capital. El fundamento de esta banca no-convencional es el deseo de administrar capitales de una forma más responsable, buscando la inspiración en proyectos socio-económicos que culminen en un modelo sostenible de desarrollo humano y social.

Funcionamiento: Con una gestión transparente, la BE promueve proyectos para el crecimiento real de la economía, fomentando beneficios medioambientales, generando servicios que impulsen el comercio justo y la ayuda social, entre otros. Los gestores de dicha banca, con base en rigurosos criterios, analizan sus carteras de inversión y conceden créditos bancarios a empresas o particulares que cumplan con los criterios de sostenibilidad, beneficio social y medioambiental.

Principios de la BE:

  • Los ahorradores conocen cómo se invierte su dinero: proyectos, empresas o ideas que están financiando.

  • Los solicitantes de préstamos presentan proyectos que generen utilidad social: creando empleos, ayudando a la inserción socio-laboral de personas excluidas, apoyando procesos productivos limpios, etcétera.

  • Las entidades financieras: diseñan fórmulas financieras alternativas que no deben centrarse únicamente en la recuperación de las cantidades prestadas o invertidas y en la medida de sus posibilidades, realizan labores adicionales de apoyo a los proyectos elegidos.

  • Elección de proyectos: Los recursos económicos deben invertirse en proyectos viables, de manera que no se incurra en pérdidas que defrauden las expectativas de los ahorradores o mermen la capacidad de reutilización de tales recursos.

Aportación de la BE: Demostrar que la obtención de beneficios es compatible con la orientación social-responsable.




NOTAS RELACIONADAS