probusiness

POR PROMAGAZINE

Según el INEGI, existen cerca de 5 millones de unidades económicas en México. De estas empresas, aproximadamente el 95% son micro empresas (MXN $100 M Ventas). La primera pregunta que se viene a la...

Según el INEGI, existen cerca de 5 millones de unidades económicas en México. De estas empresas, aproximadamente el 95% son micro empresas (MXN $100 M Ventas). La primera pregunta que se viene a la mente es el porqué de esta distribución.

Las PYMES en México se encuentran con muchos retos, entre ellos la capacidad para crecer, talento humano, y capital. Sin embargo, hay alternativas para vencer estos retos y dar pie al crecimiento. Entre esas millones de micro y pequeñas empresas existen aquellas que ofrecen una buena propuesta de valor y se diferencian del resto de la oferta del mercado. Esto es uno de los elementos principales para detonar el crecimiento. Además, el tener un valor diferenciado, hace la empresa atractiva para otros ojos, factor esencial para atraer capital.

La oportunidad para crecer existe, sólo que se tiene que invertir tiempo y dinero para poder hacerlo. Se podrá argumentar que la empresa promedio  no cuenta con estos dos elementos pero la realidad es que están al alcance de todos. Si realmente se busca crecer una empresa, se tendrá que invertir tiempo para una buena estrategia de crecimiento. Ahora bien, ¿no hay capital para invertir? Para eso existen alternativas de financiamiento, una de ellas es el capital privado. Actualmente en México hay mucha capacidad económica líquida para poder invertir. Estos inversionistas están buscando las oportunidades adecuadas para hacerlo y tu empresa puede ser esa oportunidad.

La gran ventaja del inversionista privado es que no sólo aporta capital, si no también aporta conocimiento, red de contactos y en la mayoría de los casos, orden y formato a la empresa. Como accionista busca que su inversión sea exitosa y busca el cumplimiento del plan de crecimiento. Tanto el emprendedor como el inversionista tienen como meta que la empresa sea exitosa, y juntos trabajarán para cumplirla. El inversionista es mucho más que unos signos de pesos, es un mentor para lograr un plan de trabajo. 

El primer paso para aprovechar esta oportunidad es querer hacerlo. La actitud hacia el cambio y hacia el crecimiento es esencial para poder creerlo y lograrlo. Vencer ese miedo a lo desconocido puede ser difícil, pero es ahí donde el empresario se puede rodear de gente que lo apoye e invertir en el negocio. Parte del querer hacerlo es creer en la empresa y visualizarla como una empresa que sea diez, quince o cien veces del tamaño actual. Sin esta visión, será muy difícil empezar este proceso.

Tenemos un gran reto como país para poder cambiar la proporción de micro y pequeñas empresas contra las medianas y grandes. Esto hará que seamos más competitivos como país y haya mayor crecimiento económico. Para poder lograrlo, es necesario que el emprendedor detrás de esa micro o pequeña empresa tome el primer paso para detonar su crecimiento. 




NOTAS RELACIONADAS