probusiness

POR PRO Magazine Staff

Acompaña a las personas desde la perfilación hasta la aprobación del crédito.

En México, existen dos grandes problemas relacionados con la solicitud de créditos online. El primero es la baja tasa de aprobación de las solicitudes hechas a los bancos, la cual llega a ser tan sólo de 8%, muy lejos del 40% que se tiene en Estados Unidos.

Esta bajísima tasa de aprobación de solicitudes deja a México por debajo de 50 países como El Salvador, Botswana y Madagascar en cuanto a porcentaje de penetración de créditos se refiere. El segundo problema se desprende del aspecto anterior y tiene que ver con el desconocimiento de la oferta de productos financieros en existencia, pues de los 750,000 créditos que sí se otorgan mensualmente, sólo el 2% se realizan online, un número muy bajo.

En el mercado mexicano, existen alrededor de 400 alternativas de créditos en donde las personas sólo conocen siete de ellas (y a los que muchas veces sólo se tiene acceso al solicitar online). Aunado a lo anterior, los usuarios ni siquiera saben cuáles beneficios (como tarjetas con anualidad cero) les son otorgados por el simple hecho de solicitar su tarjeta en línea.

La baja aprobación y la poca información generan un círculo vicioso que afecta a las personas y potenciales clientes -aún aquellos con buen historial crediticio-, pues disminuyen sus posibilidades de obtener un crédito que responda a sus necesidades.

Esto los lleva a buscar otras formas de financiamiento como los son préstamos inmediatos o las visitas a la casa de empeño que aunque son opciones infinitamente más costosas, nunca les han cerrado las puertas a quienes buscan solvencia económica.

Bajo este panorama, en 2013 Daniel Rojas, hoy CEO de Rocket.la y board member de Seguridata, decide combinar su experiencia como regulador financiero en Colombia y su conocimiento en temas de inclusión financiera con las herramientas tecnológicas que ofrecía el mercado para crear Rocket.la, la startup que ayuda a las personas a tomar mejores decisiones financieras.

Rocket.la analiza la información brindada por los usuarios al contestar un formulario online y los perfila (mediante un modelo matemático combinado con tecnología machine learning) hacia los productos crediticios que mejor respondan a sus necesidades y con los que tienen una alta probabilidad de aprobación. 

Con el objetivo de que nunca más vuelvan a enfrentar solas los complicados procesos de los bancos, Rocket.la acompaña a las personas desde la perfilación hasta la aprobación del crédito con ayuda de una herramienta llamada Status, que se activa después de haber completado el formulario, la cual permite saber en tiempo real cuál es el estado en el que se encuentra la solicitud de crédito y que tan cerca está de ser aprobada.

Pero la labor de la startup no termina cuando el banco otorga la tarjeta; el siguiente paso es hacer un seguimiento de los usuarios para ayudarlos a tener una buena salud financiera a través de tres herramientas de finanzas personales:

  1. Programa de Academia Financiera: Con el fin de tener un sano comportamiento financiero y sacar máximo provecho del producto elegido, el programa brinda información relevante y confiable  sobre educación financiera mediante videos y blogs.
  2. App “Gastos Diarios”: El objetivo es que los usuarios desarrollen buenos hábitos financieros al conocer y tomar el control de cada uno de sus gastos e ingresos. También sirve para que conozcan de manera concreta cuánto gastan en aspectos como alimentación, vivienda y recreación, entre otros.
  3. Análisis de Buró de Crédito:  En él se muestra el estado del buró del usuario para así elaborar un plan de trabajo que fortalezca cada una de las áreas que los bancos evalúan antes de otorgar un crédito.

 

El crecimiento y la aceptación que han tenido los usuarios de Rocket.la en México ha sido tal que en 2014, su primer año de operaciones en nuestro país, alcanzó casi 100 mil usuarios registrados. Al día de hoy más de 500,000 personas han utilizado la plataforma y participado en procesos de ayuda para tomar mejores decisiones financieras.




NOTAS RELACIONADAS