probusiness

POR PRO Magazine Staff

La ley Fintech pretende regular el comercio electrónico. Te compartimos los efectos que podría tener en la economía mexicana y qué representa para las pymes.

Recientemente avanzó en la Cámara de Diputados, al ser aprobada por la Comisión de Hacienda y Crédito Público,
la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech. Esta ley pondrá a México a la vanguardia por ser una normativa que engloba diversos sectores como el crowdfunding o financiamiento colectivo, pagos electrónicos y operaciones con activos virtuales, también llamados bitcoins.

La tecnología Fintech se ha vuelto una opción atractiva para brindar servicios financieros; está modificando el modelo de negocios al satisfacer las necesidades del mercado digital, y es una opción cada vez más elegida por las Start-ups y las pymes. En nuestro país, hay más de 540,000 usuarios de empresas Fintech que realizan más de 17,400 millones de transacciones por 729,000 millones de pesos. Entre esas transacciones se encuentran: habilitar pagos, préstamos, inversiones, consultoría financiera, seguros, entre otros, y todo a través de medios digitales.

Estas empresas promueven la inclusión financiera, incentivan la competencia, son modelos altamente
escalables e incrementan la seguridad y calidad de los servicios financieros otorgados. Y precisamente fueron empresas de
tipo Start-ups, quienes acercaron el concepto de online e innovación tecnológica al mercado de banca y finanzas.

México es el mercado Fintech más grande de América Latina, con un total de 238 Start-ups en el ecosistema, lo que nos posiciona por encima del mercado brasileño (230 Start-ups). Su crecimiento en el mercado mexicano se debe, en buena medida, a la llegada de compañías extranjeras, principalmente desde el mercado europeo.

A pesar de las cifras, las autoridades aún no cuentan con las facultades suficientes para regular a la industria Fintech. El proceso legislativo de la ley Fintech se considera un proyecto importante para el desarrollo del sector, pues se avanza en el tema de inclusión financiera que se encuentra tan desatendido en el país.


Para muchas pymes, obtener financiamiento o capital significa un proceso tedioso, lento o, en algunos casos, imposible,
ya que sus empresarios suelen no ser sujetos para este tipo de productos dentro de la banca.


Las Fintech se están encargando de modificar este panorama y, como revelan cifras oficiales, más de 50% de las 238 empresas de tecnología financiera que hay en el país están dedicadas este rubro de inclusión financiera. Es decir, están
apostando a la pirámide baja de la economía, a micro negocios que no figuraban ni remotamente en este concepto, lo cual beneficia a la economía nacional.

Muchos jóvenes que participan en stas nuevas plataformas no tienen istoriales crediticios y, por lo tanto, las empresas Fintech se constituyen como una excelente posibilidad para brindarles acceso a servicios financieros. Por otro lado, gracias a las Fintech, procesos como el envío de dinero o las transferencias internacionales resultan mucho más rápidos, eficientes
y económicos.


Se estima que en 2020, este sector estará funcionando en su totalidad bajo la nueva legislación y forme parte del nuevo ecosistema de servicios financieros que sea disruptivo en el mercado y con un mayor alcance de lo que hoy se tiene.




NOTAS RELACIONADAS