prolife

POR PRO Magazine Staff

Las pequeñas diferencias en tus acciones tienen un gran impacto a largo plazo.

Todo líder es es muy vulnerable en sus primeros meses. Carecen de un conocimiento profundo de los desafíos que enfrentarán y lo que se necesita para tener éxito con su nueva empresa.

La falta de impulso en los primeros días prácticamente garantiza una batalla que el resto de la gestión de un ejecutivo será cuesta arriba. Puedes leer resumen completo de los Primeros 90 Días aquí

Esto es lo que los líderes se deben enfocar:

  • Autopromoción. Que te autopromociones no quiere decir que te comportes de forma egoísta, magnificándote o contratando a una firma de relaciones públicas para hablarle al mundo sobre ti. Significa que te prepares mentalmente para moverte en su nuevo papel dejando atrás el pasado y logrando un inicio rápido esforzándote por aprender todo lo que puedas sobre tu nueva posición.
  • Aprendizaje acelerado. Cuando un nuevo líder se sale del camino, el fracaso en el aprendizaje es un factor. Hay tanta información nueva que absorber que es difícil saber dónde concentrarse y qué señales importantes se pueden estar perdiendo. O cuando un nuevo jefe se centra demasiado en el lado tecnológico de la empresa - productos, clientes, tecnologías y estrategias - el aprendizaje crítico sobre la cultura y la política cambia rápidamente.
  • Una estrategia para la situación. Muchos líderes no diagnostican eficazmente sus situaciones para adaptar sus estrategias. Dado que no entienden la situación, cometen errores. Este doloroso  ciclo ocurre porque la gente suele modelar sus transiciones con experiencia limitada.
  • Asegúrate victorias tempranas. Al final de tu transición, quieres que tu jefe y tus equipo sientan que algo nuevo y bueno está ocurriendo. Las victorias tempranas emocionan y dan energía a las personas, construyen tu credibilidad, y añaden valor a tu organización.
  • Negocia el éxito. Esto quiere decir comprometerse con tu nuevo jefe para darle forma al juego y tengas una buena posibilidad de alcanzar tus metas. Muchos nuevos líderes simplemente juegan, reaccionando a la situación y fracasan. Negocia para establecer expectativas realistas, alcanzar un acuerdo sobre la situación, y asegurar suficientes recursos para hacer que las cosas pasen.
  • Alineamiento. Cuanto más alto se sube en una organización, más se asume el papel de arquitecto organizacional, encargado de crear un entorno en el que otros puedan desempeñarse bien. No importa cuanta carisma tengas, no puedes esperar hacer mucho si los elementos clave en tu unidad están alineados.
  • Arma tu equipo. Si creas un equipo de alto rendimiento, puedes ejercer una tremenda influencia para añadir valor. Si no, enfrentarás dificultades. Ningún líder puede esperar lograr objetivos ambiciosos por su cuenta. Las elecciones pobres de personal suelen ser pesadas más adelante.
  • Crea coaliciones. Si tu éxito depende del apoyo de las personas fuera de tu línea directa de mando, es importante crear coaliciones. La autoridad directa nunca es suficiente para ganar. “Las redes de influencia” pueden ayudarte a generar el apoyo necesario

 

Artículo por: HJ Barraza

 




NOTAS RELACIONADAS