prolife

POR Nett

Hasta que un día Phil Jackson y su asistente le pidieron algo que MJ consideró insólito...

Hace un par de meses, vino Christian Martinoli a dar una plática a un evento al cual asistí. El comentarista, conocedor de muchas historias relacionadas al deporte, contó una interesante anécdota de uno de los mejores deportistas de la historia: el inigualable Michael Jordan.

Contó Martinoli que MJ en sus inicios con los Toros de Chicago estaba anotando muchos puntos, bastantes, más de 30, pero aun así no conseguían el campeonato. Esto le causaba mucha frustración al jugador. Hasta que un día Phil Jackson y su asistente le pidieron algo que MJ consideró insólito:

– “Michael, necesitamos que anotes menos puntos”.

– “WTF? are you guys insane? that’s the most stupid thing I've ever heard” (el autor acaba de tomarse una licencia “poética”)

– “But we need it! Necesitamos que el equipo tenga más juego, tus compañeros se ven intimidados por tu capacidad… Necesitamos que crezcan, y lo necesitas tú”.

MJ entendió esto, dejó de tirar tanto, le dio espacio a sus compañeros. Estos empezaron a hacer más puntos, robos, rebotes y asistencias, consolidando poco a poco su confianza e integración del equipo. 

Eventualmente Michael Jordan brincó de meter 30 puntos a meter 40. Los Bulls ganaron campeonatos y el señor Michael Jordan se convirtió en el mejor basquetbolista de la historiaY yo, ¡yo le creo a los más grandes! 




NOTAS RELACIONADAS