probusiness

POR Ricardo Garza

Emprender de forma correcta requiere considerar cada aspecto legal que muchos llegan a ignorar.

Iniciamos nuestro emprendimiento y lo último que se nos viene a la cabeza es revisar las cuestiones legales. Comenzamos con mucho entusiasmo y nos enfocamos en lo más importante para crecer el negocio, que son las ventas y generar más clientes mientras atendemos a los que tenemos actualmente. Sin embargo, son pocos los emprendedores que voltean a ver las cuestiones legales de su empresa; es algo que comúnmente no les gusta, pues son términos que no conocen, además de que están enfocados en hacer que el negocio se vuelva negocio.

Este es un error que muchas veces cometemos los emprendedores, no vemos diferentes conceptos legales que son necesarios para que la empresa fluya sin riesgos hacia delante. Muchas compañías han terminado en la quiebra precisamente por no proteger las cuestiones legales en diferentes aspectos de sus productos o servicios. Se dan cuenta muy tarde de la importancia que tenía un registro de marca, condiciones en el producto o servicio, advertencias, riesgos, etcétera. Creemos que lo legal es sólo para las empresas grandes que tienen otro tipo de problemas y que pueden pagar a un abogado o a una persona para que lleve todos los trámites legales.

Como emprendedor, definitivamente, debes enfocarte primero en las ventas, hacer que las cosas sucedan para que se generen ingresos y logres la libertad y realización que buscas cuando vas a iniciar un negocio. Sin embargo, no debemos dejar jamás de lado las cuestiones legales que a la larga le pueden traer problemas graves a tu empresa y por consiguiente a ti. Por ejemplo, el simple hecho de no registrar tu marca al comenzar a utilizarla; al momento de crecer puedes darte cuenta que hay competencia en otro lugar del país que hace algo similar y que utiliza esa misma marca que sí está registrada. Quizá esta empresa ni se dé cuenta que tú estás utilizando su marca, sin embargo ese no es el peor de los problemas; la cuestión aquí es que ahora tendrás que invertir mucho dinero para cambiarla aunque ésta ya sea reconocida y que ya te ha dado ingresos considerables. Ahí es en donde pierdes principalmente, porque si sigues creciendo, en cualquier momento la otra empresa puede pedirte que dejes de utilizarla.

Si eres inteligente, tu negocio no se va a ir a la quiebra, sin embargo sí tendrás que hacer una fuerte inversión para reposicionar la marca nuevamente. Este es sólo un sencillo ejemplo, sin embargo hay muchos otros aspectos legales que debes considerar cuando vas iniciando tu negocio. Avanza paso a paso y apóyate de expertos para que de alguna forma evites problemas en el futuro que te cuesten no sólo dinero, sino desenfoque de lo verdaderamente importante, que son las ventas y su crecimiento. Como siempre la decisión es tuya, tú decides si tomas acción o te quedas como estás. Te mereces lo mejor.

Muchas empresas han terminado en la quiebra precisamente por no proteger las cuestiones legales en diferentes aspectos de sus productos o servicios.




NOTAS RELACIONADAS