proconnect

POR PROMAGAZINE

La chocolatería fina en nuestro estado comenzó con Binny Brun, una marca especializada en trufas de la más alta calidad.

Hace exactamente treinta años, Virginia Ortiz de Pardo preparaba en su cocina deliciosas trufas para recibir a familiares y amigos. Tener establecimientos comerciales, dar servicios a muchas de las principales empresas de Nuevo León y surtir pedidos a otros estados de la República no estaba en sus planes. “Se fue pasando la voz hasta que vio que la demanda era muy grande y que nosotros ya necesitábamos recuperar nuestros espacios en la casa y decidió abrir la primera chocolatería, que se encuentra aún en Bosques del Valle”, platicó su hija María Constanza Pardo, actual directora de Binny Brun.

Fue así como nació la primera chocolatería fina en Nuevo León. “Desde un inicio la idea de la marca fue que los chocolates eran tan especiales y finos como joyas, así que se buscó hacer una joyería de chocolates y, aunque hemos evolucionado a través de los años, este concepto sigue vigente en la calidad de nuestros productos, en nuestras tiendas, en la forma en que presentamos nuestros chocolates y en la atención que damos a nuestros clientes. Lo que buscamos es ofrecerles el mejor chocolate posible en presentaciones muy finas para regalo”, complementó María Constanza.

La calidad siempre ha sido el ingrediente primordial para Binny Brun, ya que buscan ofrecerle a sus clientes una experiencia de placer a través de todos sus sentidos. Al respecto, la directora nos explicó: “Toda nuestra operación está centrada alrededor de ello, desde la materia prima que utilizamos, nuestros procesos de producción, los materiales y el diseño de nuestros empaques, la atención personalizada que damos a nuestros clientes. Nos exigimos mucho todos los días para ofrecer productos que sean lo mejor de lo mejor”.

Finalmente, Binny Brun sigue innovando y ofreciendo nuevas propuestas a sus clientes, experimentando con nuevas combinaciones de sabores y texturas y utilizando distintas variedades de cacaos finos y de origen. Su línea de productos se ha extendido considerablemente. Además de trufas y bombones de chocolate ofrecen clusters, barras de chocolate, confitados, repostería, mermeladas artesanales, tés y gelatos. Binny Brun seguirá expandiéndose a nivel local y nacional. “Planeamos abrir un par de sucursales más en Monterrey y, en un mediano plazo, expandirnos a CDMX y otros estados a donde enviamos productos con frecuencia”, compartió Pardo.

Buscan, de manera paralela, continuar aumentando sus ventas en línea ya que es una opción cómoda y práctica para sus clientes, tanto los que residen en Nuevo León como los que viven en otros estados del país y quieren enviar chocolates a un ser querido.




NOTAS RELACIONADAS