probusiness

POR Claudia Lerma

Así como ha cambiado la tecnología conforme pasa el tiempo, las precauciones para usarlas han variado y debemos adecuar nuestro cuerpo a las modificaciones que nos exigen los artefactos. Por ejemplo, ha...

Así como ha cambiado la tecnología conforme pasa el tiempo, las precauciones para usarlas han variado y debemos adecuar nuestro cuerpo a las modificaciones que nos exigen los artefactos. Por ejemplo, ha cambiado la cantidad de luz que emiten las pantallas, por tanto, hay que hacer pausas de pocos segundos cada 20 minutos. El Vision Council aconseja mirar a un punto lejano medio minuto para descansar la vista y no cansarnos, ya no es necesario reposar cinco minutos como era antes.

¿Te ha pasado que te duele la cabeza luego de pasar un rato frente a la pantalla de la computadora? Si es así, seguramente no estarás tomando las precauciones adecuadas. Por ejemplo, el monitor nunca debe recibir otras luces que se reflejen en la misma; por lo general, la luz natural es la más apropiada, siempre y cuando no sea demasiado intensa; y si puedes, evita los monitores que cuentan con un acabado brillante altamente reflectante; aunque en exposición parezcan más bonitas, a la larga serán más dañinas para tus ojos.

Aunque parezca una obviedad, pestañea. Este acto espontáneo, reduce su frecuencia cuando nos encontramos estamos concentrados frente a la pantalla. Si tienes oportunidad, baja el tono del fondo de la pantalla pues el fondo gris o un blanco sucio suelen ser menos agresivos que un blanco brillante. Revisa las características del procesador de texto o de la pantalla que utilices para encontrar la opción. Aumenta el contraste y ampliando la resolución para mejorar la lectura.

Otra obviedad puede resultar recomendar limpiar la pantalla del polvo y suciedad que se van acumulando por el uso o la localización del equipo. Una pantalla sucia hace que las letras se vean borrosas y fuerza la vista. Una última recomendación del Vision Council para no dañar nuestra vista es sentarse a una distancia adecuada ante la pantalla de la computadora. Las recomendaciones antiguas decían que la distancia frente al televisor era de 1.5 veces la distancia diagonal del aparato.

La firma Panasonic sugiere multiplicar cada pulgada del televisor por 4.5 centímetros de distancia frente a él para saber si estamos en una distancia segura. Si hablamos de la computadora, se usa la regla de “los cinco” es decir, que si tenemos que flexionar el codo para tocar la pantalla estamos muy cerca de la pantalla. La distancia ideal está dada por la longitud de nuestro brazo; tomando también en cuenta tener de forma correcta el codo y el antebrazo para no provocar daños en el túnel del carpio, el cuello y la espalda.

No hay que descartar las obviedades y ni el resto de las recomendaciones, pues no solo tendremos una buena salud en todos los órganos expuestos a la tecnología, sino que también rendiremos al máximo y el trabajo podrá salir más rápido y mejor.




NOTAS RELACIONADAS