prolife

POR PROMAGAZINE

Leyda Luz es uno de los mejores ejemplos de cómo abrirse a todo tipo de público con su propuesta, "Sonido Más Luz".

Nuestra edición #32 es un repaso de festivales que están apostando por innovadores conceptos y formatos según la ocasión. El terreno musical de Monterrey es un repertorio de gran potencialidad que a los regios parece cautivar. Así, en festivales la fotografía no puede faltar.

Este concepto resulta interesante porque los emprendedores no ven la música como un producto, sino como bien dijo Douglas McLennan: (…) “un proceso en el que la comunidad participa antes, durante y después del concierto.”

Fotografía tomada y cortesía de Leyda Luz

Es fundamental, por tanto, decidir qué estética, formato y presentación utilizar a la hora de tomar fotos. La misma fotografía presentada de otra forma, en otro contexto o en otro espacio cambia completamente su significado. Para entender mejor cómo es emprender desde este arte, Leyda Luz es uno de los mejores ejemplos de cómo abrirse a todo tipo de público con su propuesta “Sonido Más Luz”.

Fotografía tomada y cortesía de Leyda Luz

Sus estudios en la Facultad de Artes Visuales, alternado con las prácticas profesionales en MVS Radio, la llevaron a recibir la propuesta de fotografiar escenarios, actividad que realiza desde 2010 hasta la fecha en los principales conciertos, festivales, teatros y bares de Monterrey.

En entrevista PRO, Leyda nos platica cómo su proyecto es una manera diferente de tener un souvenir único. Consiste en componer imágenes únicas de los mejores conciertos en la ciudad. El espectador se enfoca en disfrutar del show mientras Leyda Luz trabaja en hacer imágenes pensadas como obra de autor (más que periodísticas), que formarán parte de la memoria de quien se detenga a contemplar. Ofrece desde postales hasta impresos en papel de algodón seriados y con certificado de autenticidad.

¡Chécate su trabajo en Facebook e Instagram! (Fotografía tomada y cortesía de Leyda Luz)

“Fotografiar escenarios es siempre una gran sorpresa: tienes un poco la idea de lo que va a pasar, pero no puedes manipular nada ni dar nada por sentado. No puedes controlar la luz, la luz llega a ti: uno debe tomar decisiones en muy poco tiempo, pero a veces pienso que la foto lo elige a uno, es una gratificación enorme”, añade con emoción.

Ser diseñadora le ha servido en la presentación e identidad gráfica de un buen producto. Sus fotos son para la gente. Aun así, cuando puede, asiste como espectador. “Algunos de mis colegas dicen que ellos no pueden ir a un concierto sin cámara, yo estoy feliz de decir que sí puedo, de seguir teniendo esa sensibilidad”, comenta.

Fotografía tomada y cortesía de Leyda Luz

“Debo entender también a quienes están del otro lado de la barricada, quiénes hacen filas por horas para llegar hasta adelante, quiénes invierten en un boleto aunque sea caro, porque yo también lo hice previamente”, dijo la fotógrafa.

De esta forma, al hacer que los amantes de la música aprecien aun más recuerdos, Leyda seguirá capturando momentos únicos para que más gente los conserve con una obra de autor muy bien impresa. “Llevar seleccionadas imágenes a los ojos y memoria de quienes protagonizan los espectáculos en mi ciudad”, resumiría la emprendedora. 




NOTAS RELACIONADAS