prolife

POR PRO Magazine Staff

Impulse Centers utiliza sistemas de entrenamiento para ejercitar los músculos del cuerpo.

El mundo fitness vive en constante evolución. Nuevos métodos o sistemas apuestan por convertirse en tendencia. No solo se habla de deporte, educación o entrenamiento; ahora, se tratan temas transversales de especial relevancia con profesionales del ámbito de la comunicación, la tecnología y las empresas.

La innovación en ejercicio físico y salud se ha convertido en una de las inversiones más productivas y de mayor impacto socioeconómico al generar un cambio brutal en actividades rutinarias personales y profesionales. Todo ello impulsa de forma decidida a un break point del que debemos hacernos eco.

Impulse Centers llegó a Monterrey como la plataforma donde tecnología, formación e innovación se unen con el firme propósito de servir a personas, instituciones y profesionales interesados en seguir apostando por ello.

Caracterizándose por su equipo y técnica innovadores, sesiones de 15 minutos y un servicio de la más alta calidad, Impulse ataca las necesidades de las personas que buscan llevar un estilo de vida saludable y cuentan con poco tiempo para llevarlo a cabo.

Además de una tecnología de punta proveniente de Italia, las clases son personalizadas de acuerdo a las necesidades de cada persona y uno a uno con el entrenador. Desde el ingreso a las instalaciones todo es innovador y moderno.

El personal recibe al cliente de la manera más atenta, comenzando la experiencia con un té matcha para energizar, y realizándole una prueba por medio de un aparato europeo llamado Biody Xpert, el cual mide el equilibrio de diferentes aspectos del cuerpo, como por ejemplo, la masa corporal y otras cosas importantes para el bienestar personal.  

Los resultados sirven como indicadores para saber en qué aspectos el usuario se debería enfocar durante las sesiones. Una vez terminados los estudios, el cliente debe pasar a los baños para ponerse la “segunda piel”. Se trata de un traje especializado que va pegado al cuerpo sin restringir la libertad de movimiento.

Ya estando vestido, el entrenador agrega un cinturón elástico que lleva un circuito de corriente ligado al Wav-e, el aparato base para las clases de Impulse Centers, mismo que utiliza el recurso de EMS, una forma complementaria de acondicionamiento físico basada en impulsos eléctricos que imitan la activación muscular a través de dispositivos externos.

Por supuesto, hay que acompañar el ejercicio con una alimentación balanceada. Para eso, Impulse cuenta con un programa de nutrición especializado. Es por esto que al tomar una clase de tan solo 15 minutos al día puede equivaler a el ejercicio de toda una semana. 




NOTAS RELACIONADAS