prolife

POR PROMAGAZINE

Sin diversidad, estas estanterías serían demasiado aburridas

¿Se imaginan ir al supermercado y que de pronto todos los productos de importación desaparecieran? 

Los productos que nos gustan, que nos dan un toque de variedad en el tradicional chile, tomate y cebolla de la cultura mexicana ¿qué tal una sorpresa así?

Pues un sentimiento de shock similar vivieron en Hamburgo, Alemania, esta semana, cuando la tienda retail más grande del país, Edeka, abrió sus puertas una mañana solo para que todos sus compradores se encontraran ante estantes de productos vacíos donde correspondía a los productos de importación de otros países. 

A los asombrados compradores los recibieron letreros que leían mensajes anti-xenofobia como:

  • “Así de vacíos están los estantes sin extranjeros”
  • “Este estante es muy aburrido sin diversidad”
  • “Nuestra línea de productos ahora conoce fronteras”
  • “Seríamos más pobres sin diversidad”

 

Este esfuerzo de Edeka en su sucursal de Hamburgo suscitó múltiples reacciones, sorprendentemente tanto positivas como negativas, y es que en Alemania el timing ahora se mide en relación a la carrera electoral 2018 que inicia.

El tema de inmigración es muy polémico, siendo parte de la agenda política desde 2015, cuando Ángela Merkel anunció que el país daría la bienvenida a 1 millón de refugiados, sobre todo de Siria.

Sin embargo, con la ola de crímenes relacionados con refugiados a la alza, la cancillería alemana se ha distanciado de esta política implementando medidas más estrictas sobre deportación.

No debemos negar que el tema de racismo y xenofobia está a la orden del día y en los titulares internacionales principalmente por el actual presidente de EUA Donald Trump, quien, casi entre líneas, apoyó al grupo que dio lugar a la tragedia de Charlottesville, en donde un grupo de extremistas neo-nazis atacó a una manifestación anti-racismo resultando en una mujer asesinada y más de 15 heridos.

Trump se vio, como se ve comúnmente cada semana por temas desde corrupción con los rusos hasta su necesidad narcisista de recibir reportes positivos de él mismo diariamente en la Casa Blanca, bajo el reflector crítico tanto nacional como internacional al no condenar con suficiente convicción esta tragedia y abrir un argumento sobre la violencia recibida de muchos lados ese día, comentario por demás falso e innecesario y que le hizo acreedor a una lluvia de críticas asombradas de la comunidad internacional.

Pasemos de EUA nuevamente a Alemania, brinco que hoy curiosamente se encuentra con los papeles del “bien” y el “mal” que se enseñan en la historia, invertidos.

En Alemania tenemos a Edeka quien con un comunicado oficial publicó que “Edeka es sinónimo de variedad y diversidad.

En nuestras tiendas tenemos productos de las diferentes regiones de Alemania, pero sólo juntos, con la ayuda de los productos de otros países, creamos esa variedad única que complace a nuestros clientes.

“Nos complace que nuestra campaña haya causado tantas reacciones positivas”.

Y ya sea que el tema esté motivado por interés político o no, la verdad es que en el mundo le aplaudimos a Edeka su valor y su inteligencia para llevar un mensaje de inclusión y aceptación de los estantes de sus tiendas, a los titulares internacionales. 

Gut gemacht Edeka!

Por: Deneb Treviño




NOTAS RELACIONADAS