probusiness

POR PRO Magazine Staff

Cuidar los aspectos legales dentro de la industria inmobiliaria es una medida que puede evitarte errores en el futuro.

Al decidir iniciar cualquier tipo de operación inmobiliaria, es común pensar en la pesadez de la tramitología de la misma. Extensos requisitos de documentación, burocracia, costos no contemplados, terminologías complicadas y documentos de redacción tediosa que muchas veces no entendemos, pueden orillarnos a dejar todo el proyecto por completo o bien descuidar algunas lagunas en los contratos o escrituras que puedan dañar nuestro patrimonio en el futuro.

Sin embargo, no hay que dejar de ver el panorama global. El trasfondo de una operación inmobiliaria, independientemente de su magnitud, siempre va a ir respaldada por un proceso jurídico. Esto garantiza legalidad y seguridad para las partes involucradas.

La tarea de un abogado en cualquier operación inmobiliaria no sólo es importante, sino delicada. Tenemos que recordar que cada una de las partes busca siempre proteger su lado y los desarrolladores tratan de evitar cualquier tipo de complicación futura, por lo que se debe llevar a cabo por algún profesionista o despacho con experiencia y dedicación, que sea minucioso en la revisión y redacción de documentos.

Si cuentas con una o varias propiedades que te generan rentas mensuales, necesitarás constante apoyo jurídico para su manejo, que va desde la elaboración de los contratos de renta con suficiente blindaje para tu patrimonio, hasta salva guardar cualquier contingencia que pudiera suceder en el camino.

El éxito de tu trayectoria inmobiliaria dependerá no sólo de una asesoría financiera adecuada, también de una asesoría jurídica que te permita llevar control de tus inmuebles. Así tu patrimonio estará blindado mientras lo operas y también para cuando lo vayas a dejar como legado a los tuyos.

La asesoría jurídica te permite, incluso, no limitarte a lo individual, sino que puedas asociarte con más personas para coinvertir e incrementar rendimientos. Esto igual da acceso a otras herramientas como fondos o fideicomisos.

Siempre hay que ver el apoyo jurídico como una herramienta para lograr un objetivo, como parte de la inversión y no como un costo. Esto te evitará grandes dolores de cabeza futuros, permitiéndote tener plena libertad de disfrutar el crecimiento de tus inversiones inmobiliarias. Considera dentro del panorama asesorarte y apoyarte en un abogado desde el inicio de tu carrera en bienes raíces, así tu crecimiento se solidificará con cada paso, como una construcción de calidad.

POR GERARDO GALVÁN




NOTAS RELACIONADAS