probusiness

POR PROMAGAZINE

Históricamente, los emprendedores suelen fracasar muchas veces antes de tener éxito en su intento por cambiar el mundo.

Los emprendedores somos una especie única, seres osados que se atreven a salir de su zona de confort y que están dispuestos a hacer cosas que el resto de la gente no se atrevería a hacer sin importar que los señalen como locos o dementes.

“DEMENCIA es la palabra de tres sílabas que define todo pensamiento demasiado grande en mentes demasiado pequeñas”. – Lex Luthor

Sin embargo, por estas mismas razones nuestro índice de mortandad suele ser muy elevado, es decir, históricamente los emprendedores suelen fracasar muchas veces antes de tener éxito en su intento por cambiar el mundo y terminan tocando fondo, al estar allí solo pocos son capaces de volverse a levantar, de ser resilientes.

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, resiliencia se define como "la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversa".

Etimológicamente, resiliencia viene del término latín resilio, «volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar». El término se adaptó en la década de los 60s al uso en psicología y otras ciencias sociales para referirse a las personas que, a pesar de sufrir situaciones estresantes, no son afectadas psicológicamente por ellas.

Sin embargo, últimamente ha adquirido gran popularidad como una de las características esenciales que debemos tener si queremos ser exitosos y prevalecer en tiempos de crisis. Y la razón es la siguiente:

En México 50 de cada 100 empresas no sobreviven el primer año de vida, de las 50 restantes 30 mueren antes de cumplir el segundo año y, finalmente, de las 20 que quedan solamente 2 tendrán éxito después de los primeros 5 años de haberlas fundado. (fuente)

Si vemos otros países las tendencias serán muy similares: en Chile, por ejemplo un estudio en el que se le dio seguimiento a 67,310 empresas creadas en 1996, indicó que el 25% de ellas desapareció en el primer año, un 17% en el segundo año, el 13% en el tercer año y un 11% en el cuarto año; en Argentinasolamente el 7% de las empresas llegan a su segundo año de vida y solamente el 3% a su tercero; en Colombiasolamente 1 de cada 10 supera los primeros 12 meses de vida; en Españael 80% de las empresas quiebra antes de sus primeros 5 años y, finalmente, en Estados Unidos el promedio de vida de las empresas es solamente de 6 años y más del 30% no llegan a cumplir su tercer año. (fuente)

Lo anterior es una muestra de que, independientemente del lugar en donde nos encontremos, los mercados a los que queramos penetrar y las legislaciones aplicables en cada país, emprender un negocio no es cosa fácil y lo más probable es que tengamos que volver a empezar de cero varias veces antes de que nuestro negocio tenga éxito. (fuente)

En carne propia, te puedo decir que, actualmente, yo cuento con 6 empresas exitosas operando de 12 que he llegado a fundar y de más de 30 ideas de negocio que he intentado arrancar. Puedes hacer el cálculo y verás cuantas veces fracasé y tuve que volver a iniciar de cero.

La clave es precisamente ésa: tener el valor y la visión para perseverar y no darse por vencido, aprender de cada una de las veces que nos caemos y enfrentar el miedo a fallar, cómo lo dice Victor Melgarejo en unos de sus artículos.

Que el miedo al fracaso no te paralice. Los emprendedores tenemos que amar el fracaso para aprender de él y utilizarlo como escalera para llegar al éxito, y para esto hay que levantarnos y adaptarnos cada vez que nos volvamos a caer, esto es ser resilientes. (fuente)

Seth Godin, guru del marketing, dice en su libro Tribus, “El secreto nunca contado del éxito es el deseo de fallar en el camino para alcanzar una meta mayor.”

-

Si te interesa saber más sobre emprendimiento, liderazgo y negocios, te invito a que sigas leyendo más artículos como éste en Promagazine.mx o visitando mi blog Lideremprendedor.com

 

Por: Jesús de Hoyos Freymann

 




NOTAS RELACIONADAS