prolife

POR Claudia Lerma

Así como la tecnología nos ayuda a informarnos, entretenernos o a comunicarnos con los demás, debemos utilizarla con los cuidados necesarios para que no perjudique nuestra salud. Así como hemos...

Así como la tecnología nos ayuda a informarnos, entretenernos o a comunicarnos con los demás, debemos utilizarla con los cuidados necesarios para que no perjudique nuestra salud. Así como hemos visto que una postura equivocada por espacio continuo cuando utilizamos la computadora nos puede conducir al síndrome del túnel carpiano, otros malos hábitos nos podrían desarrollar problemas graves en nuestro bienestar.

Según una encuesta realizada por The Vision Council, un  60.8%  de los adultos pasan más de cinco horas frente a un dispositivo electrónico. Si más de dos horas bastan para que los ojos noten los efectos nocivos de la vista frente a la pequeña pantalla, de acuerdo a otra investigación de la publicación Optometry and Vision Science, nos da algunas recomendaciones para dañar nuestra vista lo menos posible:

  • Para empezar, hay que utilizar el tamaño de fuente adecuado sobre todo si el dispositivo es pequeño, una fuente de mayor tamaño suele cansar menos la vista. El problema surge cuando acercamos el móvil a nuestra cara, lo que hace que los músculos del ojo trabajen más al volver a hacer foco. Adapta el tamaño a tus necesidades, aunque la apariencia de las páginas sea menos atractiva.
  • El móvil siempre tiene que estar debajo del nivel del ojo, bajando ligeramente el cuello y sin que el ángulo supere los 35 grados. Tampoco hay que hacer lo opuesto, es decir, ponerlo muy abajo, como cuando lo consultamos debajo de la mesa y nos lastimamos el cuello y la vista.
  • Debemos mantener el móvil a una distancia prudencial, ni muy cerca ni muy lejos del rostro.

 

Es importante sobre todo evitar la fatiga ocular que se da cuando pasamos mucho tiempo con la vista frente a una pantalla y que tiene síntomas como la visión borrosa, el dolor de espalda, de cuello, de cabeza o los ojos rojos. La vida diaria nos hace mantenernos conectados por cualquier vía, ya sea celular o computadora. Muchas de estas recomendaciones dadas por este organismo norteamericano la pueden ser también aplicadas a la pantalla de la computadora y pueden hacer la diferencia en nuestra salud y en nuestro estilo de vida.




NOTAS RELACIONADAS