prolife

POR Víctor Melgarejo

Así como en los cómics, con la inteligencia colectiva se puede llegar a construir un gran equipo heroico.

Toda historia tiene un principio, y  cuando hablamos de emprender en muchas ocasiones hay.

Desde que se nos ocurre la idea y la pensamos, hasta cuando la rebotamos con familiares y amigos, cuando nos dicen miles de veces "NO", cuando arrancamos el proyecto y madrugamos, nos desvelamos... Cuando salimos a vender, cuando nos niegan cientos de veces, cuando por fin toma una buena dirección y ese proyecto se empieza a vender, pero pocas veces recuperamos las historias de nuestro equipo.

Ahora que está de moda hablar de súper héroes, pudiéramos mencionar a los grandes clásicos del cómic:

El llanero solitario y Toro (1933), Mandrake y Lotario (1934) o Los Vengadores (1963). Analicemos su comportamiento; ¿Cómo interactúan entre ellos?, ¿También se pelean?, ¿Cómo se llevan entre ellos?, ¿Cómo logran el éxito en cada misión?

Todo ello depende de la inteligencia colectiva, que son las habilidades que emergen del trabajo colaborativo y tienen que ver con las tradiciones, comportamientos, reglas y normas escritas y no escritas. Según la revista INC, Google hizo un estudio al cual le llamó "Project Aristotle" sobre el trabajo en equipo, aquí enlisto los cinco puntos más importantes para desarrollar las historias de equipos ganadores:

  1. Filiación: La dependencia de los miembros del equipo para realizar las actividades y el conocimiento de las expectativas.
  2. Estructura y claridad: Los equipos de alto desempeño tienen sus objetivos claros y una clara definición de roles.
  3. Significado: El trabajo a ser realizado deberá tener un sentido personal para cada participante del equipo.
  4. Impacto: El equipo cree que su trabajo tiene un exhorto para la organización de impresión positiva.
  5. Seguridad psicológica: Es el no ser visto como incompetente por los demás miembros, contar con un verdadero respaldo a todos los miembros del equipo, permitiéndoles ser más creativos.

 

Si se siguen esos pasos, se pueden construir equipos heróicos que permitan a la organización llegar más lejos como La Liga de la Justicia (1960).




NOTAS RELACIONADAS