prolife

POR Víctor Melgarejo

Cuando éramos pequeños, quizá queríamos ser algo que no somos hoy: superhéroes, bomberos, policías, etc. Hoy estamos haciendo algo, estudiando, trabajando en una organización o quizá estemo...

Cuando éramos pequeños, quizá queríamos ser algo que no somos hoy: superhéroes, bomberos, policías, etc. Hoy estamos haciendo algo, estudiando, trabajando en una organización o quizá estemos emprendiendo. Actualmente, la sociedad nos permite espacios para crecer, pero también hemos encontrado que nos impone ciertos estándares, teniendo que hacer actividades que a lo mejor van con la carrera que estudiamos, o son muy bien remuneradas, pero no tienen la chispa que enciende la bujía de nuestro motor interno.

Quizá sea momento de pensar: ¿qué nos mueve?, ¿qué actividad nos gustaría hacer sin paga?, esa es la pregunta más importante. Cuando podamos realizar esa actividad, ya sea en nuestros ratos libres o como actividad periódica, ese día estaremos más cerca de nuestros sueños. En muchas ocasiones he escrito en este mismo espacio sobre la propuesta de valor, esta actividad de la que hoy escribo, suma a esta. El día que podamos hacer una actividad así, estaremos seguros que nos mueve lo que hacemos. Y a ti, ¿te mueve lo que haces?




NOTAS RELACIONADAS