prolife

POR Jesús de Hoyos Freymann

¿Sabías qué cerca del 70% de todos los problemas que suceden en los negocios y en las relaciones personales se deben a una falta de comunicación?

¿Sabías qué cerca del 70% de todos los problemas que suceden en los negocios y en las relaciones personales se deben a una falta de comunicación?

Seguramente ya has leído antes que existe una gran diferencia entre Oir y Escuchar. De acuerdo a la Real Academia de la Lengua, Oir es percibir un sonido por medio del sentido del oído, mientras que Escuchar es prestar atención a lo que uno oye.

La escucha es un tema fundamental en prácticamente todo, en los negocios, en las ventas, pero también en nuestras relaciones sociales, personales y profesionales, es la base de la comunicación.

No obstante, muchas veces la subestimamos porque nos enseñan que lo importante es convencer a los demás, “pitchar” nuestra idea y cometemos el error de dejar de escuchar para solamente hablar.

En el campo de los negocios, el escuchar efectivo ha llegado a adquirir la máxima prioridad. Peter Drucker, en su libro El Ejecutivo Eficaz, escribió:

«demasiados ejecutivos piensan que son maravillosos con las personas porque hablan bien. No se dan cuenta de que ser maravillosos con las personas significa 'escuchar' bien».

Por su parte, Tom Peters enfatiza que una de las principales razones del bajo rendimiento del management norteamericano es el hecho de que el manager no escucha a sus empleados, ni a sus clientes, ni lo que está sucediendo en el mercado. Peters recomienda «obsesionarse con escuchar»

Entonces, ¿qué es escuchar? Cómo lo decíamos es prestar atención a lo que uno oye, sin embargo, hay distintos niveles de escucha:

 

  1.   Ignorar. Cómo su nombre lo dice es cerrar toda forma de comunicación.

 

  1.   Escucha Simulada. Es cuando fingimos que escuchamos, pero en realidad nos estamos escuchando a nuestros diálogos internos. En otras palabras, solo estamos mirando a la otra persona.

 

  1.   Escucha Selectiva. Hay un poco más de nivel de atención, pero aún no existe empatía y seleccionamos solamente parte de la información que nos interesa.

 

  1. Escucha Atenta. Aquí verdaderamente nos concentramos en escuchar al otro y minimizamos interrupciones y distracciones.

 

  1.   Escucha Inteligente o Activa. En este nivel generamos empatía y escuchamos para comprender, no para responder. Aquí hacemos preguntas con el objetivo de entender y ayudar.

 

  1. Escucha Holística. Este es el nivel más alto dentro del cual no solamente escuchamos con el sentido del oído, sino también estamos atentos al lenguaje corporal y a las emociones.

 

Ahora que sabes cuales son los niveles de escucha, te estarás preguntando ¿qué tengo que hacer para llegar a los últimos 3? La respuesta está en desarrollar las siguientes habilidades.

 

  1.   Interpretación. Rafael Echeverria, en su libro Ontología del Lenguaje, dice que Escuchar es Oir más Interpretar. Es escuchar atenta y activamente a la otra persona para entender lo que nos quiere comunicar.

 

  1.   Silencio.  No interrumpir, ni completar. A veces puede ser incomodo el silencio, pero en realidad nos dice demasiadas cosas. Por otro lado cuando hay un silencio es porque hay un proceso reflexivo en nuestro cerebro y no cortarlo es fundamental.

 

  1.   Parafraseo y Retrofraseo. Esto valida que lo que escuchaste es lo que la otra persona realmente te está tratando de comunicar y genera empatía.

 

  1. Comunicación no verbal. El lenguaje verbal representa solo el 7% el restante 93% es la comunicación no verbal razón por la cual es importante aprender a “escuchar” con todos los sentidos.

 

Escuchar es, identificar como reducir la brecha existente entre lo que la otra persona tiene y lo que desea tener.

Si te interesa saber más sobre emprendimiento, liderazgo y negocios, te invito a que sigas leyendo más artículos como éste en promagazine.mx o a que visites mi blog Lideremprendedor.com en donde podrás encontrar todo lo necesario para llevar tu idea o negocio al siguiente nivel.




NOTAS RELACIONADAS