Regresar
COMPARTIR

El sistema digestivo es llamado por algunos el cerebro emocional, donde además de metabolizar los nutrientes de los alimentos, sucede también la degustación de aquello que experimentamos día a día. Con el ajetreo diario, es frecuente que se recargue por la alimentación, lo que bebiste, lo que piensas o si estas atravesando una situación estresante; todo esto se refleja en el cuerpo en forma de cansancio, inflamación, digestión deficiente y malestar generalizado. Tu cuerpo tiene que usar energía extra para movilizar la sobre carga y recuperar el equilibrio natural.

Puedes ayudarle con estos 3 movimientos

1 gato / vaca
Mover tu espalda al mismo tiempo que contraes los músculos abdominales favorece los movimientos peristálticos, también auxilia las terminales nerviosas aliviando la inflamación.
– Coloca tus manos y rodillas sobre el tapete, separándolas al ancho de la cadera.
– Inhalando levanta el pecho al frente y la cadera hacia arriba curveando la espalda hacia abajo.
– Exhalando, redondea tu columna a la inversa.
– Coordina la respiración y toma consciencia del movimiento abdominal.

2 Contracción abdominal
Trabajar con tus músculos abdominales contrayendo y relajando ayuda a fortalecer tu tono muscular, estimula los tejidos internos y da masaje a tus órganos.

Acuéstate sobre la espalda y dobla las rodillas.
– Pon tus manos sobre el abdomen, relaja y siente la respiración.
– Exhalando, saca todo el aire y jala el ombligo hacia adentro. Permanece así unos segundos.
– Inhala, suelta y relaja. Repite de 5 a 8 veces.

3 Postura del niño
– Siéntate sobre los talones, cierra las manos en puño ponlas a la altura de tu ombligo.
– Baja la frente al piso.
– Permite que tus manos se claven en el abdomen.
– Continúa por 10 respiraciones alargando y profundizando en tu respiración.




Image

Newsletter
Promagazine

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes.