Regresar
COMPARTIR

Una buena arquitectura del paisaje te va a dar una energía vivificante y le da a tu cuerpo tranquilidad y  buen funcionamiento de tu sistema nervioso central.

Para diseñar tu jardín debes tomar en cuenta los valores estéticos partiendo de emplear  la vegetación nativa del lugar; considerar el tamaño, proporción y distancia focal de tu jardín para que tengas una escala adecuada de la vegetación en un futuro.

El estilo hablará de la comprensión de tu naturaleza interior, es una extensión tuya; la naturalidad de un jardín es reflejo de tu ser, por lo que debes considerar:

La estructura formal. Es decir, cuánto tiempo tardan en madurar, qué altura alcanzan, qué sombra te producen, cómo se filtra el sol, qué textura y profundidad tiene el follaje.

Las texturas de materiales naturales. Elige canteras, arenas, piedras blancas y de colores; decoran y dan ambiente combinadas con madera, bambú, mimbre, barro, adobe, etc., en pisos y paredes para lograr los contrastes que requieras.

Mobiliario que aporte comodidad. Deberá aportar comodidad y que pueda fusionarse sin protagonismo al paisaje usando además, un sistema de iluminación nocturno en leds solares para aportar calidez.

Arte escultórico. Indispensable para lograr una estética complementaria y que tenga un significado emocional.

Programa de mantenimiento. Cada año revisa tu sistema de riego y dale mantenimiento a tu jardín 3 o 4 veces como mínimo, quitando maleza, dando abono a la tierra y controlando  las plagas; a su vez considera el color, las texturas de los materiales como piso o recubrimiento, para que tengan armonía, considera el espacio principal para que logres la jerarquía el centro de atracción mayormente vital, buscando un eje de composición con las especies dominantes a resaltar con circulaciones definidas que rematen con diversos ambientes y microclimas.

¡ Sigue a Salvador Zermeño en Facebook




Image

Newsletter
Promagazine

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes.