Regresar
COMPARTIR

Para esta función la tecnología se consolida como el recurso más importante después de los recursos humanos.

Las empresas están realizando grandes inversiones en tecnología para poseer un marketing más eficiente. Recursos como CRM, ERP, aplicaciones móviles y programas de control y desarrollo de estrategias, están fomentando resultados comerciales de mucho interés que justifican dichas inversiones. El desarrollo del marketing moderno, une su destino, sin duda, al desarrollo tecnológico, por lo que sus avances tan significativos en los últimos años, serían impensables sin el nivel tecnológico alcanzado.

Sin embargo la inclusión de la tecnología y desarrollo de esta en los departamentos de marketing, no es una tarea fácil, que en ocasiones crea muchos más problemas que beneficios. Hay que considerar varios aspectos para poder obtener los grandes beneficios de estas incursiones:

  • La tecnología ha de ser aceptada por la alta dirección y comunicada de esta manera. Se deberá contar con el apoyo al máximo para que todos los departamentos de la empresa lo acepten y empiece el proceso de adaptación.
  • La tecnología ha de llegar al departamento para que se utilice. Debe ser práctica y útil de forma casi automática.
  • La tecnología está para utilizarla de forma adecuada. Se debe utilizar, pero de forma adecuada, pues de no ser así el caos que propicia es mayor que los benéficos que se buscan
  • Aprovechar al máximo el potencial que la tecnología ofrece. Dejar experimentar al personal propone que la tecnología sea entendida al 100%.
  • Personalizar la tecnología para los objetivos y características de la organización. Soluciones tecnológicas estándar, suelen dar como resultado inadecuación en la información,  en el conocimiento de la empresa e incluso en el control que se pretende.
  • La tecnología ha de seguir una evolución paralela al desarrollo de marketing que realicemos y pongamos en marcha desde la empresa, quiero decir con esto, que necesitamos la tecnología que sea acorde al nivel de marketing que pongamos en marcha.
  • Organizacionalmente, creo que una buena idea es incluir el departamento, persona o función de tecnología en el departamento de marketing, para que esta función vaya al ritmo y evolución del marketing y no al revés. La tecnología ha de ser la respuesta a las demandas del departamento comercial. El recorrido estratégico ha de ser conjunto.

Todo lo comentado no será importante si el marketing no es el centro  y preocupación de la alta dirección. Si hay otros intereses prioritarios en la dirección  que no sean satisfacer al cliente de la empresa, la tecnología se convertirá en una función independiente al marketing y de menos repercusión. La tecnología se presenta como un valor claramente diferenciador para los resultados comerciales y son muchas las organizaciones que buscan su ventaja competitiva en un mayor nivel tecnológico. Por lo tanto será su desarrollo y nivel de innovación el que marcará el camino del marketing y su eficiencia. Empiezan muchas empresas a invertir más en tecnología que en marketing, lo cual nos indica que dos funciones, hasta hace poco tiempo distanciadas, se han convertido en dos complementos necesarios para alcanzar los objetivos comerciales. Muy pronto veremos Directores de Marketing invertir más en tecnología que los propios Directores de Sistemas, una tendencia para un futuro que ya está aquí.




Image

Newsletter
Promagazine

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes.