Regresar
COMPARTIR

Llevo un par de semanas dibujando para poder exponer en una galería de Pop-Art que se ubica en el Barrio Antiguo de la Ciudad de Monterrey (La Galería Café, ubicada sobre Padre Jardón, entre Mina y Dr. Coss), y al terminar cada uno de los dibujos: firmo. Todos los artistas hacemos lo mismo… Cada que algo está realizado, tiene que llevar nuestra firma. Esta firma, un garabato que parecería no tener importancia, es un símil a la marca del artista. El artista, al crear en el sentido más primigenio, sólo se tiene así mismo y su experiencia de ser él y su creatividad quien, efectivamente, crea el arte que está frente a sí mismo, pero ¿cómo puede el artista pasar de ese simple garabato a algo reconocido a un nivel más alto como lo han hecho los diseñadores de modas, o las grandes casas productoras del cine? ¿Cómo llevar nuestra marca a otro nivel?

Sin duda, muchas de estas respuestas vienen primero del lado comercial. El artista deberá crear con la conciencia de que su obra deberá tomar y perdurar en las personas que éste toque en algún aspecto de su vida, para que se vuelva, en ese momento, un cliente frecuente del artista. Como aquel chico que acude a comprar sus zapatos de marca NIKE, así el artista debe buscar que su público se acerque a buscar su nombre en las exposiciones de las galerías de arte de su ciudad. Ese debe ser su objetivo. En ese momento, el artista puede trascender su firma a una marca personal porque, al final de cuentas, una marca realmente MARCA a su consumidor.

Al menos en el país, aún este aspecto no está tan consolidado; sin embargo, existen expositores de todas las artes que poco a poco empiezan a modificar su visión de arte pensando en cómo poder introducir su marca realmente en el mundo más comercial.

La propuesta que ofrece “Barrio – Galería y Café” me interesó enormemente ya que consideran el cosplay, el anime y los cómics como un medio de expresión artística. Cada uno de los artistas que presentan su trabajo en la galería buscan llegar a cierto público específico que se comienza a volver una clientela importante, con intereses comerciales en la colección de este tipo de arte.

Las propuestas teatrales en Monterrey empiezan a surgir con el mismo enfoque: diversos espacios culturales que plagan la ciudad para poder llegar al mayor número de gente posible. Formatos de obras cortas como Microteatro; teatro comercial con amplio sentido de crítica como Foro Arcadia, teatro comercial con grandes producciones como las del Teatro Nena Delgado o Los Versalles; espacios culturales convencionales de teatro experimental como La Sala Experimental, El Teatro de la Ciudad, La Casa de la Cultura, el Centro de las Artes, Plaza Fátima o la Sala Guajardo… Los espacios están abiertos para los nuevos creadores y para los nuevos públicos.

No es tan fácil que, como artista, logres tener una marca para empezar; pero sin duda, cuando el artista logra trascender y dejar huella en unos cuantos, su MARCA empieza a tomar forma e, inevitablemente, su marca, toma otro nivel.

Articulo por: Karla Soto




Image

Newsletter
Promagazine

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes.