Regresar
COMPARTIR

Los avances tecnológicos y las nuevas tendencias en economía y desarrollo han marcado, alrededor del mundo, el inicio de lo que se conoce como la Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0.

Los cambios que ha puesto en marcha están a nuestro alrededor y nos afectan a todos: la mitad de la población global tiene acceso a Internet y éste es considerado un derecho humano, el almacenamiento y procesamiento de datos han alcanzado niveles nunca antes vistos, el Internet de las Cosas (IoT) ha cambiado radicalmente la conexión entre máquinas y entre personas, y numerosos procesos industriales han sido automatizados, entre muchos ejemplos más.

Los beneficios de las TI son especialmente relevantes para nuestro país, ya que casi 18% del PIB es generado por la industria manufacturera. “La economía mexicana sin duda es la más compleja de América Latina, en ese sentido, la más sofisticada”, explicó Gustavo Gómez, Director General de Hewlett Packard Enterprise (HPE) en México. “Yo creo que debemos sentirnos orgullosos de eso, no dependemos tanto de commodities como otras economías importantes, como la brasileña o la argentina. Somos un país con una vocación netamente manufacturera y de distribución, en el norte en particular eso es muy claro”, complementó.

No dependemos tanto de commodities como otras economías importantes, como la brasileña o la argentina.

La importante empresa de Silicon Valley ha notado que las plantas industriales y los centros de distribución del estado, por lo general, están interesados en incursionar en la transformación digital. “Nosotros vemos que el nivel de sofisticación de lo que se llama Tecnología de Operaciones y la TI están cada vez convergiendo de manera más acelerada, como pasó con las telecomunicaciones hace más o menos 10 años.

Lo mismo va a pasar con las manufactureras, poco a poco van a ir migrando a computadoras de propósito general. Yo creo que la plataforma está ahí, tanto en extensión y peso económico, como en nivel de sofisticación”, compartió el Director.

La compañía trasnacional busca, a través de su portafolio de soluciones y productos, ayudar a las empresas mexicanas a transformar su arquitectura de TI para posicionarse mejor en el mercado global. Ha sido especialmente popular SAP HANA, una plataforma diseñada especialmente para el análisis casi inmediato de grandes volúmenes de datos. Esta tecnología in-memory tiene la capacidad, además, de almacenarlos y migrar las aplicaciones del negocio a una base de datos única. Esto con el propósito de convertirlos, en tiempo real, en información útil que ayude a tomar decisiones precisas y beneficiosas.

“Lo que estamos viendo es que muchas empresas están decidiendo moverse a la siguiente generación de tecnología, la cual permite la toma de decisiones en tiempo real y la construcción de una plataforma que se conoce como el Internet Industrial. Estas soluciones, sin embargo, no solo están enfocadas en optimizar la producción o en tener números financieros más rápidos y precisos, también están orientadas a ver cómo en el centro de distribución se pueden tomar decisiones en tiempo real y cómo hacer que las cosas se comuniquen entre sí y entre los seres humanos de una manera más automatizada”, platicó Gustavo Gómez.

Estos esfuerzos se alinean con las dos misiones de HPE:

  1. Simplificar la adopción de la TI híbrida, es decir, encontrar la mezcla perfecta entre la nube privada, la pública y los sistemas tradicionales u on premise dentro de las instalaciones de una empresa.
  2. Habilitar la periferia inteligente o Intelligent Edge (todo aquello que está fuera del centro de datos como las sucursales de un banco, las plantas de manufactura, los centros de distribución de una empresa de logística o comercio, etcétera) para que permita procesar y analizar datos para tomar decisiones en momentos críticos.

“Así es como nosotros apoyamos a las empresas mexicanas a adoptar esta transformación”, comentó.

Las oportunidades de crecimiento que esta revolución puede incitar en la economía de un país son enormes. “El papel de la tecnología en la Economía de las Ideas es simplemente fundamental, por supuesto que las ideas son la materia prima a partir de la cual se construye cualquier empresa o proyecto de una compañía. Sin embargo, el rol que está jugando la tecnología desde hace muchos años es el de catalizar, es decir, que se consigan resultados de una manera más acelerada. Hoy en día cualquier emprendedor en cualquier lado del mundo, independientemente de su edad, su origen, etcétera, es capaz de poner en práctica una idea. Llevarla de una simple concepción abstracta a una empresa”, concluyó el Director.

Muchas empresas están decidiendo moverse a la siguiente generación de tecnología, la cual permite la toma de decisiones en tiempo real y la construcción de una plataforma que se conoce como el Internet Industrial.




Image

Newsletter
Promagazine

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes.