Regresar
COMPARTIR

Emprender no es cosa fácil, tampoco es para todos. Pero para aquellos que deciden sumarse a la aventura, queremos darles una palmada en la espalda y decirles que son unos campeones. Aunque en la realidad, no necesitan de felicitaciones, sino de consejos y advertencias. Por esto, quisimos escribir algunos tips que ayudarán a los emprendedores a salir vivos (y con algo de dinerito en la cartera) de las largas noches de trabajo que se aproximan.

1.- Seamos honestos

Primero lo primero. ¿Queremos hacer un negocio o queremos juntarnos con nuestros amigos a tomar caguamas? Antes de empezar a emprender con esa gran idea, investiga un poco sobre el mercado y trata de responder a la pregunta: ¿esto tiene potencial para ser un gran negocio? No se vale confundir una idea de negocio con un hobbie.

2.- Define metas reales

Cuando se trata de finanzas, de ahora en adelante te llamas: control freak. Prepárate para ser registrar cada uno de los movimientos financieros, para que puedas entender de dónde viene y a dónde se va el dinero.

El error más común al emprender es pensar que lo que gana la empresa, es lo que gana el empresario. Evita esto desde el inicio al separar la cartera del negocio y la tuya. Ah y por favor, págate a ti mismo. Define un sueldo base (bajo) con el que puedas vivir y no olvides guardar algo para el ahorro.

3.- Sé optimista, pero prepárate para lo peor

Cuando empezamos un negocio, creemos que nuestra idea romperá todos los esquemas y nos hará millonarios en dos días. Es un buen sueño e inicio, pero debes tener proyecciones de por lo menos tres escenarios: el optimista, el pesimista y el conservador. Y no nos referimos a simplemente pensar “que tal si…”, sino hacer corridas financieras de qué pasaría si (1) tienes los ingresos y egresos que crees viables, (2) si tienes más y (3) si tienes menos. Sé tu peor crítico, la calidad de lo que hagas refleja lo que eres. Sé honesto contigo mismo y date cuenta cuando algo no funciona. Aprende a tomar decisiones frías y a aceptar que estabas en un error.

4.- Define metas reales

Al emprender debemos ser ambiciosos, pero mantener los pies en la tierra. Comienza poniendo metas de crecimiento medibles y metas financieras claras. Si tu máxima meta es conquistar el mercado mundial de fundas para iPhone, empieza por vender unas cuantas a nivel local, después por dominar una zona nacional (aunque sea en otro país) y por último la internacional.

5.- Confía en un presupuesto

Existe una regla en las finanzas personales del 20-30-50. Para el caso de los negocios también se puede aplicar de la siguiente forma: 50% de los ingresos son para la operación y ganancia, reserva el 30% para pago de impuestos y guarda el 20% como ahorro o reinversión.

De igual forma que las personas físicas, las personas morales deben contar con un fondo de emergencia que les de batería de operación durante un periodo determinado. Nuestra recomendación: ten un fondo de emergencia equivalente a 4.5 meses de operación.

6.- Consigue un contador maravilloso

Un consejo bastante oldschool, pero aún vigente. Los contadores cada vez son más flexibles y te pueden dar grandes asesorías para manejar mejor las finanzas de tu nueva empresa. En la mayoría de los casos, sus honorarios son mucho menores a las ganancias o ahorros que te pueden ayudar a generar.

7.- Aprende a delegar

Al empezar un negocio es normal querer hacer y controlar absolutamente todo. Pero aprende a delegar porque, el dinero no se gana trabajando, sino pensando. El activo más valioso que tienes ahora es tu tiempo, así que no lo desperdicies en tareas que puede hacer alguien más con tu dirección.

POR QUERIDO DINERO




Image

Newsletter
Promagazine

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes.