@regioshambrientos EN BÚSQUEDA DEL PLATILLO MÁS “INSTAGRAMEABLE”
highlights

@regioshambrientos EN BÚSQUEDA DEL PLATILLO MÁS “INSTAGRAMEABLE”

Por PRO Magazine Staff
Si el clima es frío pongo pasteles, muffins, café; si hace mucho calor pongo fotos con una cerveza de fondo, camarones, etcétera, todo es como una agenda setting, nada es improvisado.

SI EL CLIMA ES FRÍO PONGO PASTELES, MUFFINS, CAFÉ; SI HACE MUCHO CALOR PONGO FOTOS CON CERVEZA DE FONDO, CAMARONES, ETCÉTERA, TODO ES COMO UNA AGENDA SETTING, NADA ES IMPROVISADO.

Chefs, reposteros, sommeliers; los profesionales de la gastronomía se resumían prácticamente a esto, sin embargo, con la llegada de la nueva era tecnológica y de los millennials a la fuerza laboral, se crearon nuevas profesiones atípicas que le dieron un mayor protagonismo a los comensales. Ir a los restaurantes de moda, probar y sobre todo fotografiar los platillos más innovadores, “monchosos” y atractivos se ha vuelto la mayor afición de las nuevas generaciones.

Por otra parte, hay personas que dieron un paso adelante y convirtieron esta tendencia en un hobby redituable, como es el caso de Luz Andrea Hickman, fundadora de @RegiosHambrientos, que además tiene el trabajo por el que todos moriríamos, y que irónicamente comenzó como un juego. “En realidad el blog fue una vil broma. Se hizo para molestar a mi mejor amiga Paty García, copropietaria de @foodforfoodiesmx”, destacó. “Le dije que era muy fácil hacer una cuenta de comida en Instagram, y ella me dijo que estaba loca, entonces la hice sólo para demostrarle que le podía ganar en el número de seguidores”.

El reto era alcanzar 4 mil personas que siguieran la cuenta, por lo que Luz Andrea comenzó a asistir a diversos restaurantes para subir fotografías de sus platillos, utilizando las habilidades que aprendió en su carrera. Contra todos los pronósticos, @Regios-Hambrientos tiene ahora más de 30 mil seguidores que comentan diariamente, etiquetan y comparten las publicaciones. Para su fundadora esto podría ser la clave del éxito de cualquier blog: escuchar a la audiencia y repetir lo que les gusta. “Como buena comunicóloga, me puse a ver qué era a lo que más respondían mis seguidores: qué tipo de comida, videos, en qué horario, etcétera. Entendí que a la gente le gusta ver comida ‘monchosa’, y que los videos ‘pegan’ demasiado”, afirmó Luz Andrea.

Inicialmente la también productora audiovisual y guionista, buscó a diversos restaurantes para platicarles sobre su proyecto, sin embargo, pasando los 10 mil seguidores de @RegiosHambrientos, fueron muchos los establecimientos que la contactaron a ella por mensaje directo para invitarla a comer con sus amigos. Posterior a esto, comenzó a tomarlo de manera mucho más profesional armando planes, estrategias y cotizaciones. “Tengo un calendario, por decir, si el clima es frío pongo pasteles, muffins, café; si hace mucho calor pongo fotos con una cerveza de fondo, camarones, etcétera, todo es como una agenda setting, nada es improvisado”, destaca Luz Andrea.

A pesar de la larga lista de múltiples beneficios que aporta manejar una cuenta como @RegiosHambrientos, Andrea confesó que sí tiene otro lado de la moneda, principalmente porque se vuelve casi imposible llevar una dieta balanceada. “La verdad sí es difícil porque ahora tengo todo un calendario de ‘este día toca este restaurante, y mañana el otro’. Parece que no sufro, pero llevo meses que no como una comida en mi casa, y eso sí lo extraño”.

Para Luz Andrea, seguir con el blog fue una nueva forma de emprender, de abrir un negocio al graduarse de la universidad y convertirse en su propia jefa, aunque definitivamente no fue como lo imaginaba inicialmente. “Yo pensé que emprender era muy fácil y que iba a trabajar a mis tiempos y que me podía despertar a las 11 de la mañana, pero claro que no, me levanto a las 7 a.m. y me duermo a la 1 a.m., editando, revisando, mandando mails, todo; pero está muy padre y me da una gran satisfacción que a la gente le guste lo que hago”.

Clave del éxito: Continua innovación en tu contenido y escuchar y atender los gustos de tus seguidores.

Edicion Impresa