Coaching de la moda
prolife

Coaching de la moda

Por Martín Sánchez
Recuerdo que cuando era adolescente sufría enormemente por no saber que vestir cuando había salidas con los compañeros de la preparatoria y ya ni se diga de alguna cita, aunque mi buen gusto para vestir...

Recuerdo que cuando era adolescente sufría enormemente por no saber que vestir cuando había salidas con los compañeros de la preparatoria y ya ni se diga de alguna cita, aunque mi buen gusto para vestir se ha ido puliendo con los años, los nervios que implicaba la situación y la edad eran factores estresantes, aunado a que no siempre  contaba con  algún tipo de ayuda o consejo para salir airoso.

Tal vez más que dudar de mis habilidades para elegir un buen atuendo, eran los nervios propios de la edad, sin embargo me hubiera servido mucho el haber contado con algún tipo de ayuda, en ese entonces no existía Pinterest o Tumblr para tener alguna inspiración y los asesores de imagen al parecer eran solo para las figuras públicas. Los tiempos han cambiado mucho, la tecnología, las redes sociales han contribuido a que la información viaje más rápido y que personas que ofrecen algún servicio o empresas distribuyan mensajes de manera masiva, es por eso que ya es más común ver en Facebook  publicaciones donde nos dan tips de cómo vestir bien, cómo combinar ciertas prendas, seguramente ese tipo de publicaciones con tips básicos les  han de funcionar a ciertas personas.

Definitivamente ese tipo de post en las redes sociales no proporcionan el autoconocimiento que nos podría brindar el contar con un profesional  como lo somos los asesores de imagen, quienes de manera personalizada ayudamos a las personas,  en primera instancia,  a conocerse físicamente a sí mismas, para después ayudarles a saber cómo resaltar su esencia, su personalidad y finalmente, su estilo, lo que al final de día se convierte en nuestra marca personal.

El asesor de imagen, ya sea personal o público es como un coaching, el cual lleva al asesorado por el camino del buen vestir,  del buen convivir, pero sobre todo, del autoconocimiento, lo que le dará las herramientas para saber afrontar con éxito cualquier tipo de evento o reunión.

Lamentablemente en la actualidad algunas personas siguen pensando que el tener una asesoría de imagen es un lujo, aunque en algunos casos es una necesidad, ya que no siempre se envían los mensajes correctos con la manera de vestir lo que podría traducirse en falta de credibilidad  o incluso no llegar a cumplir los objetivos personales o profesionales.

Estoy convencido que  existen personas con un sentido del buen gusto más desarrollado, a quienes  por supuesto les baste consultar las publicaciones mencionadas al principio, como simple inspiración, pero si eres del otro tipo de personas no dudes en invertir en la asesoría de un profesional en el área, nos leemos el próximo mes.

¡Sigue a Martín en Facebook!

Edicion Impresa