Del Mito al Logos // Del pensamiento fantástico a la lógica en nuestras ciudades
prolife

Del Mito al Logos // Del pensamiento fantástico a la lógica en nuestras ciudades

Por Max Navarro
En la formación de la cultura griega, el mithos esa forma de pensamiento fantástico e imaginario, formó parte esencial de su cosmovisión a través de su larga historia, similar a varias culturas...

En la formación de la cultura griega, el mithos esa forma de pensamiento fantástico e imaginario, formó parte esencial de su cosmovisión a través de su larga historia, similar a varias culturas antiguas del mundo, pero en el siglo III antes de Cristo, sucedió algo extraordinario, el logos empezó a tomar una posición relevante en el pensamiento griego, la lógica estructuró la forma de debatir ideas con base al razonamiento, no a la magia ni a los dioses, entonces el  pensamiento lógico empezó a argumentarse en las ágoras de Atenas y de sus islas, y ahí se estructuraron las ideas y el razonamiento que ha influenciado, como ninguna otra al mundo occidental, al cual pertenecemos.

El mithos, fue fundamental para establecer las primeras sociedades agrupadas en el planeta, en base a creencias comunes, como dioses, leyendas y entornos mágicos que le daban cohesión a un grupo social el cual edificaba en base a sus creencias un orden social que le permitiera subsistir y desarrollarse como cultura. Pero fue el logos, ese razonamiento lógico estructurado en base a evidencias y a razonamiento metódico el que le dio a las culturas modernas, la posibilidad de desarrollo.

Hoy, en el siglo XXI, culturas importantes, tienen su origen en mitologías y con base a ellas, le dan un sentido a su porque histórico, vea usted:

La cultura Italiana por ejemplo, recurre a la leyenda de Rómulo y Remo, los cuales siendo amamantados por una loba fundan Roma en el 753 a.c., y con ella inician una larga historia de un imperio que conquista gran parte de Europa y Asia y hasta hoy, esa historia, es parte de su orgullo nacional.

Por su parte México, se siente orgulloso de la proeza hecha por los mexicas, los cuales migran de Aztlán hacia un lugar en donde “un águila parada sobre un nopal esté devorando una serpiente” y en este lugar fundan su ciudad, la gran Tenochtitlan, capital del gran imperio Azteca.

Eso mismo que pasa a nivel cultural-histórico, sucede en la memoria colectiva de las personas hoy en día, hay pensamientos mitológicos, los cuales crean una serie de realidades no lógicas en nuestras ciudades, que en base a la propia cultura, parecen ser verdad. Les presento tres de ellas.

Mito 1: “Los pasos a desnivel son una buena inversión para la ciudad, la hace ver más eficiente y moderna.”

Falso: en estudios realizados por ULI (1) y CNU(2), cada estructura descomunal que debe construirse para dar paso superior a los vehículos es una solución anticuada e ineficiente, la cual fue inventada por los estadounidenses en la década de los 50´s – 60´s del siglo pasado para resolver los nodos en las carreteras. Posteriormente se empezaron a construir en las ciudades, pero en múltiples estudios, se ha comprobado las grandes desventajas de hacerlo: Concentra el flujo vehicular y la congestión la pasa al siguiente nodo, quebranta las inversiones en la periferia del paso a desnivel, los valores comerciales se desfondan, debajo de estas estructuras son áreas de vandalismo y basura, divide los barrios y divide la ciudad entre otras desventajas.

El logos propone diversificar el flujo vehicular en una reticula de avenidas y calles, esto incrementa sustancialmente la movilidad vehicular, distribuye la inversión pública en mayor área en la ciudad, por cada kilómetro de puente a desnivel se pueden construir 12 kilómetros de avenidas de clase mundial beneficiando a mayor número de ciudadanos. Es más segura una avenida en términos de crimen urbano que un puente a desnivel, las ciudades de clase mundial como Paris, Nueva York, Toronto, Tokio, Madrid evitan construir dentro de la ciudad puentes a desnivel, en realidad no resuelven nada y complican la ciudad.

Mito 2: “Las zonas de vivienda deben de ser únicamente de vivienda, son áreas residenciales.”

Falso: Los componentes de vivienda en las ciudades que son sustentables, más seguras y tienen mayores facilidades para sus habitantes, son áreas en donde existen mezclas de productos inmobiliarios con patrones de uso y densidad. En ellas los residentes caminan poca distancia para llegar a lugares de compra, encuentran servicios que requieren e inclusive trabajan cerca de casa ahorrando tiempo y no requieren auto o transporte público para ir a muchos de los lugares para satisfacer sus necesidades. Realmente en las zonas exclusivas de vivienda suceden cosas absurdas, vea Ud.: Se requiere auto para todas las actividades del día, son áreas más inseguras porque en el día se vacían y muy poca gente se queda en las zonas residenciales. Como normalmente hay –control de acceso- a estas áreas residenciales, en caso de un siniestro se colapsan los lugares de salida de emergencia, lo cual ha provocado desastres en ciudades como Barcelona y Bonn entre otras, por lo cual en estas ciudades está prohibido tener estos controles de acceso.

El logos propone tener áreas residenciales con usos mixtos y usos múltiples, para proveer de servicios y empleo a poca distancia de las viviendas en beneficio de la gente, incrementando el valor de la vivienda por las facilidades cercanas a casa.

Mito 3: “Deberían bajar los impuestos a gasolinas y quitar la tenencia vehicular, eso ayuda a todos.”

Falso: subsidiar el costo de la gasolina así como eliminar el pago de tenencia vehicular, son promesas políticas fascinantes, pero desastrosas a mediano plazo. Está claro que no nos gusta pagar estos costos, pero en el fondo estamos solamente transfiriéndolo a otros rubros. Mientras no dejemos el modelo de desarrollo basado en beneficiar al auto en vez de las personas, seguiremos con ciudades subdesarrolladas y clasistas, en detrimento de la ciudad y sus habitantes.

El logos propone pagar los costos reales de los insumos y servicios, ya sé que duele, pero de esa manera podremos tener economías para invertir en equilibrar la movilidad en nuestras ciudades, invirtiendo realmente en transporte público de clase mundial. Tenemos que construir plazas y parques de vanguardia que atiendan con dignidad y orgullo a la población en general. Estamos sobre invirtiendo en pasos a desnivel y desinvirtiendo en temas fundamentales para la sociedad y para la propia ciudad.

U.L.I. Urban Land Institute

C.N.U. Congress for the New Urbanism

Edicion Impresa